La Diosa Blanca

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Gemma Conelly el Vie Ago 14, 2009 2:38 am

Mi táctica no ha funcionado. Maldita sea, me agarra por la cintura y... Oh, no, esa mirada no. Nada bueno se acerca. Declaradamente, nada bueno. Frunzo el ceño al notar sus labios sobre los míos. Por suerte, no dura apenas unos instantes, pronto me aparta de su lado.
-Puag. Qué desagradable eres.
Me limpio la boca, volviendo a mi asiento con un resoplido. La camarera no nos mira con mucho aprecio. Temo que vayan a echarnos del local. Maldita sea, con lo que me gusta. Miro a Charlotte, que debe estar algo asustada por todo esto. Sentada de mala manera en mi asiento, me cruzo de brazos.
-Como puedes comprobar, no te mentí cuando te dije que era odiosa.
avatar
Gemma Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 128
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://otakujim.foroactivo.com/lost-island-f143/

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Charlotte Blackwell el Vie Ago 14, 2009 2:48 am

Ah, no. Definitivamente estas dos no pegan ni con cola de la cara. Debieron dejar el buen rollo en el útero de su madre. Si es que en algún momento existió. De nuevo la taza alcanza mis labios, y esta vez bebo hasta vaciarla y que en ella queden unos cuantos posos. Los miré un momento, como si pretendiera ver algo, mientras ellas dos arreglaban sus problemas. Bah. Ni siquiera los posos me animan. levanto la mirada hacia Gem, que vuelve a estar frente a mi. Me encojo de hombros.

-Sabrás que no te tengo envidia ninguna -no si mi hermana fuera a ser así- y no, no me apetece quedármela. Sólo faltaría... -Con un movimiento rápido saco la cartera del bolso y hago acercarse a la camarera para pagarle ambas consumiciones.- Invito -Aviso, a la chica, hechándole una rápida ojeada a la otra. Cuando me devuelve el cambio me levanto con un ágil movimiento.- Ha sido un placer, pero necesito descansar -Además, el calor del té me ha provocado demasiada relajación- Buenas noches. -Acto seguido, abandoné el local, dejando atrás a esas dos y la música al piano.
avatar
Charlotte Blackwell
Residente del Withestone Valley
Residente del Withestone Valley

Cantidad de envíos : 134
Fecha de inscripción : 05/08/2009
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Lily Conelly el Vie Ago 14, 2009 2:53 am

En un momento la camarera me trae el te que he pedido, y voy a provarlo cuando noto que esta demasiado caliente. Levanto la mirada hacia Gem, sonriendole con falso cariño y amabilidad.
- Yo tambien te quiero.
Sonrio de nuevo y soplo un poco el te, dandole un trago. Mh, delicioso, me gusta este sitio. Me acomodo en el asiento y veo que la chica paga - invitando a mi hermana - y se va. La despido con una sonrisita teñida de algo parecido al asco y me giro hacia mi heramana, con lamisma sonrisa aun adornando mi rostro.
- ¿Buscando novia, Gem?
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Gemma Conelly el Vie Ago 14, 2009 2:57 am

Sonrío al ver que Charlotte rechaza mi invitación a quedarse con mi hermana.
-Qué pena. Me quitarías un gran peso de encima.
La veo moverse rápidamente, sacando algo que tardo unos segundos en reconocer como una cartera. Ahogo una risa cuando dice que invita. Contaba con ello.
-Lo mismo digo. Espero volver a verte.
Le guiño un ojo, viendo como se aleja. Perfecto. Me he quedado sola con el energúmeno este.
-¿Y ahora qué? ¿Me tengo que esperar a que la nena termine con su lechecita? Lástima que me dejé el babero en casa. Espero que te comportes bien para que la señorita no tenga que echarte a patadas. Aunque de eso ya me encargaría yo.
Me vuelvo a recostar en el asiento, subiendo las piernas a este. De pronto las puntas de mi cabello parecen un tema profúndamente importante para mi existencia, ya que centro mi mirada en ellas.Pero de nuevo su voz me ataca. Dios mío, es peor que un gato arañando una pizarra.
-¿Novia? ¿Para qué quiero una novia teniéndote a ti? Ah, claro, es que a tí te tengo precisamente para no tener novia.
avatar
Gemma Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 128
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://otakujim.foroactivo.com/lost-island-f143/

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Lily Conelly el Vie Ago 14, 2009 3:09 am

Rio con sorna ante lo que dice, sin hacerle mucho caso.
- Ya que tenemos que seguir el mismo camino hacia casa y la señorita no querra que violen a su preciosa y queridisima hermana, esta bien si me esperas.
Me rio de nuevo y me dedico a darle cortos tragos a la bebida, observando a Gem mientras mira interesada las puntas de su pelo.
Casi me atraganto con la risa que me da ante lo que dice.
- ¿Lo ves? En el fondo me quieres muchisimo - me rio, escondiendo mis ojos detras del ultimo trago de te. Llamo a la camarera y le pago, doliendome en el alma el dineral que acabo de perder y miro a Gem.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Gemma Conelly el Vie Ago 14, 2009 3:20 am

Y se ríe, la muy cabrona. Ten hermanas para esto. Me cruzo de brazos, esperando a que termine de beber. No debería hacerlo. Tendría que marcharme ahora mismo, dejarla aquí tirada y que la violen fuera lo mejor que le pasara en la noche. La miro con odio, tamborileando con impaciencia cada vez que da un sorbo. Ruedo los ojos. A saber qué hora es. Ojalá nunca hubiera escapado de casa de nuestros tíos con ella. ¿En qué mal momento se me ocurrió?
-Anda, vamos.
Le hablo con desprecio. Me levanto, colocando bien la silla. Despido a la camarera con una leve sonrisa, rogándole con la mirada que perdone nuestro comportamiento. Me ha gustado demasiado el sitio. Bajo las escaleras de dos en dos cruzando la planta de abajo como un rayo para salir a la calle en busca de mi bicicleta. Tal y como esperaba, sigue ahí. ¿Quién va a querer una cosa tan vieja y destartalada como esta? Me acerco a la puerta, ya subida en el vehículo, esperando a que Lily baje.
avatar
Gemma Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 128
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://otakujim.foroactivo.com/lost-island-f143/

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Lily Conelly el Vie Ago 14, 2009 3:26 am

Me levanto detras de ella sonriendo, y camino con aire de grandeza por el local, siguiendola hasta abajo.
Cuando llegamos a la calle miro desprecio la vieja bici de mi hermana.
- Ire andando, no voy a subir en esa mierda. - Dicho esto empiezo a andar, dirigiendome hacia nuestro queridisimo bar abandonado.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Gemma Conelly el Vie Ago 14, 2009 3:33 am

No paso por alto la mirada que le dedica a la bicicleta. Al menos tengo algo con lo que moverme. Entrecierro los ojos, cada vez más enfadada.
-¿Acaso alguien te ha invitado a subir?
Le doy la vuelta al vehículo, encarando la calle. Pedaleo algo rápido, alejándome unos metros de ella. Siento el aire fresco golpeándome la cara. Esto me relaja, lo suficiente como para no alejarme tanto y velar por su seguridad. Maldita sea, ¿por qué tengo que velar por su seguridad? No quiero, no quiero, no se lo merece. Pero no lo puedo evitar. A fin de cuentas, somos hermanas... Y es todo lo que me queda. Este pensamiento me hace resoplar, agobiada ante la idea. Es lo único que tengo. Eso, una bicicleta que se cae en pedazos, unas zapatillas llenas de pintura y una vieja guitarra desafinada. Eso, y nada más. Pensando en todo esto, no me doy cuenta de la cantidad de calles que recorremos, hasta reconocer el viejo restaurante abandonado donde nos hemos instalado.
avatar
Gemma Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 128
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://otakujim.foroactivo.com/lost-island-f143/

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Zeth A. Drakos el Dom Ago 30, 2009 9:53 pm

Tras un par de minutos andando, Dean y Zeth llegaron a La Diosa Blanca. Pasando olímpicamente de la primera planta, subieron a la segunda, donde les esperaba una teteria decorada al estilo oriental. Pocas veces habían ido allí, aunque conocían el sitio.

- Ya te digo... ¿Y sabes lo que me dice el muy subnormal? ¡Que le deje dos días más de descanso y le cubra el turno! Neutral La gente no rige... En serio Neutral -comentó, negando con la cabeza a la vez que se dirigía a una esquina de la sala, donde había una mesa baja rodeada de cojines y alfombras.
avatar
Zeth A. Drakos
Residente del Withestone Valley
Residente del Withestone Valley

Cantidad de envíos : 158
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dean McKey el Dom Ago 30, 2009 9:59 pm

Con las manos en los bolsillos de los vaqueros, se adentra en la conocida tetería junto a Zeth. No estaba demasiado llena, cosa que le gustaba, más tranquilidad para hablar con su amigo.
-Tío Zeth, pues podrías habérselo cubierto... Así ayudas a las chavalas a probarse la ropa, tú ya me entiendes Very Happy -broma, a sabiendas de que su amigo odiaba hacer turnos. Con un suspiro, se deja caer en uno de los cojines, con la espalda apoyada en la pared-. Total, si después encima te pagan horas extras... -se encoge de hombros, a él no le importaría. Tías más dinero hacían una buena combinación Very Happy Al pensar en tías, se acuerda de Dakota, y aperece una sonrisita en su cara, sonrisita que borra rápidamente.
avatar
Dean McKey
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 164
Fecha de inscripción : 20/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Zeth A. Drakos el Dom Ago 30, 2009 10:06 pm

- Bah... -se dejó caer en uno de los cojines, cogiendo otro y poniéndoselo en la espalda, que apoyó en la pared. Y así se quedaron los dos, medio tirados en el suelo, encima de mullidos cojines- Te cedo el turno con mucho gusto, las niñas de catorce años acosando me acaban cansando -.-

Miró la hora de su reloj y comprobó que aún era temprano. Por suerte su madre estaba en otro de aquellos viajes, por lo que no tenía por qué preocuparse de la llegada a casa.
- Eh, tío, ¿dónde has estado toda la semana? Llamé un par de veces a tu casa pero nunca estabas Neutral
avatar
Zeth A. Drakos
Residente del Withestone Valley
Residente del Withestone Valley

Cantidad de envíos : 158
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dean McKey el Dom Ago 30, 2009 10:13 pm

Acaba tumbándose en el suelo, con las manos bajo la nuca. Se estaba bien así.
-¿Niñas de catorce años? Sí, esas son las peores... jejejé -'Dakota sólo tiene un año y medio más. Mejor no se lo cuento...'. Carraspea, disimulando-. Ah, me fui por ahí... Ya sabes, a unas fiestas en un pueblecito que está más al sur, con unos colegas. Todos los días sin parar, tío. Pensé en decírtelo, pero supuse que no podrías por el curro...
avatar
Dean McKey
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 164
Fecha de inscripción : 20/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Zeth A. Drakos el Dom Ago 30, 2009 10:20 pm

Alzó la mano, llamando a un camarero para que se acercase.

- No lo sabes tu bien... Rolling Eyes -comentó, agotado ante la imagen de tener que cubrir un turno así. Soltó un bufido al escuchar su respuesta, pasándose una mano por el pelo después, revolviéndoselo un poco- Sí, ha sido un lío ultimamente. Menos mal que ya se acabaron las rebajas, son un puñetero coñazo Very Happy -dijo, mirando despues a Dean con una sonrisilla divertida- ¿Y qué? ¿Alguna moza interesante por el pueblo, casanovas?
avatar
Zeth A. Drakos
Residente del Withestone Valley
Residente del Withestone Valley

Cantidad de envíos : 158
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dean McKey el Lun Ago 31, 2009 12:38 pm

-¿Alguna moza? Bueno, ya sabes... -'¿se lo cuento?'-. Sí, el otro día eh... estuve con una... -no da más detalles, fingiendo estar leyendo algo en la carta para decirle al camarero lo que quieren-. ¿De qué pedimos la cachimba? -pregunta a Zeth, lanzándole una mirada interrogante, mientras le dice al camarero con un gesto de la mano que espere un momento.
avatar
Dean McKey
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 164
Fecha de inscripción : 20/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dafnée Moreau el Mar Sep 01, 2009 12:28 am

La tetería a esa hora de la tarde está repleta de clientes que buscan un sencillo relax, y por eso ella había tenido la picardía de venir un poco antes, cuando apenas había asiduos que pudieran mirarla largamente dado su extraño atuendo. Eso siempre le ha dado igual... pero no hoy. Hoy, más que nunca, deseaba ser una sombra albina danzando en mares de silencio.

Nadie puede verla, porque curiosamente está dentro de uno de los reservados. Calma, enigmática y tan indescifrable como siempre, con las formas artísticas de su rostro dulce, sus labios tan rojos e ígneos como su cabello algo asalvajado, recogido en una fina trenza entrelazada con cintas negras; su piel de nieve resplandece por el efecto del encorsetado top victoriano de encajes, retales y anchas mangas; los cortos pantalones negros llenos de cinturones desabrochados; las medias de rejilla con liguero y las negras botas militares. Una gargantilla negra abraza su fijo cuello, y de ella cuelga no solo el gracioso cascabel que tintinea suavemente ante el calmo movimiento de su respiración.

Ese aura etérea contrasta con el aire de gato callejero que ahora más que nunca posee, repantigada como está en una esquina, sobre los cojines, con los tobillos cruzados y un bloc de dibujo descansando sobre sus muslos. No borra cierto aire aburrido mientras, con la cabeza ladeada, esboza creaciones de su mente al carboncillo... pero ese aburrimiento está revestido de una incierta sombra.

No pasa mucho tiempo hasta que, por fin, unos bruscos pasos. Antes de que la presencia irrumpa en el reservado, Dafnée alza las cejas y los ojos por un instante, clavándolos en la entrada. Segundos antes de la entrada del desconocido, vuelve a lo suyo... y abre con la brusquedad de un brutal conquistador, mirando ceñudo a todos los lados del reservado como si quisiera comprobar su privacidad; antes de, con una sonrisa indescifrablemente aviesa, depositar al fin, sus titilantes ojos oscuros en la luminosa presencia del rincón. Facciones duras, tez morena, cabello castaño largo hasta el cuello y desaliñado como la melena de un león, metro ochenta de hombros anchos y cuerpo fornido, pero con los músculos blandos y el abdomen ligeramente orondo de un cincuentón que se ha descuidado demasiado. La visión de Gerald, en esencia, resulta tan impactante como extrañamente desagradable.

Una servicial camarera se asoma en ese instante, sonriendo y depositando unos instantes más de lo normal la mirada en la extraña joven.


- ¿Desean alg...?

- Té, obviamente - gruñe el aludido, haciendo que la mujer de un respingo. Deposita una mano en el hombro y se inclina sobre ella, casi como un galán - Dos tés negros con limón. Y rápido, no quiero que se nos moleste. ¿Te parece bien, pequeña...?

Le dedica una sonrisa casi socarrona a Dafnée, quieta como una estatua de pulido marfil y con los ipenetrables ojos pardos fijos en la escena. Tras un instante de silencio y muda observación, baja los párpados y se encoge de hombros por todo asentimiento. Gerald afianza la mano sobre el hombro de la camarera y prácticamente la empuja fuera, entrando y tomando asiento frente a ella, al otro lado de la mesa. Cruza las piernas a lo indio sin quebrar el silencio, tamborileando los dedos sobre la mesa y dedicándose, simplemente, a observarla. La observa con una avidez lasciva que no se molesta en ocultar en absoluto, como si le rasgase las vestimentas con la mirada, como si fuese el claro y único poseedor de un preciado terreno virgen... y lo es. Porque él sabe, tanto como ella, que no tiene opción... y quizá por eso la silenciosa hada hace oídos sordos a su mirada casi con soberana calma y resignación, continuando con su dibujo.

Así sigue, sin hablar, hasta que la nerviosa camarera trae los tés y por fin les deja en paz. Entonces, y solo entonces, suspira largamente y habla con cierto tono guasón:


- Bueno... - comienza, entornando los ojos - ¿Así me saludas...? Con lo mucho que hemos estrechado nuestros vínculos últimamente... - deja escapar una carcajada ronca que no acompaña a la frialdad de sus ojos. Sin embargo, ella sigue dibujando, sin mudar el gesto de aburrida melancolía - Ya veo... voto de silencio, ¿eh...?

Saca un cigarrillo y lo enciende con calma. Ella alza los ojos un momento, como un curioso gato nocturno de pelaje blanco, y vuelve a lo suyo. Sonriendo con cierta picardía, Gerald saca otro cigarrillo y se lo tiende, sin decir nada... con otro inescrutable mirada, Dafnée cierra por fin el bloc de dibujo con languidez y se permite dibujar una sonrisa sesgada y desganada, antes de gatear con fluidez hasta la mesa y coger con dos dedos como pinzas el cigarrillo. Se lo coloca entre los labios y deja que Gerald lo encienda, pareciendo que no se percata de esa mirada cuya lujuria no hace sino crecer, absorbida por la forma en que la joven cruza los brazos sobre la mesa y se balancea un poco con aire aniñado; o simplemente por el contraste de sus ondulantes mechones rojos sobre su piel blanca y el nacimiento de sus pechos...

- ...hablemos de negocios - murmura él por fin, con un deje siniestro. Ella entreabre los labios para expulsar el humo y le mira largamente, antes de alzar una ceja y componer, esta vez sí, una sonrisa dulce y misteriosa más parecida a las suyas de siempre.

- Vaya... por fin vamos al grano - murmura con un suave y sutil deje irónico, resultando su voz tan arruyante como siempre. Le da dos golpecitos al cigarrillo para soltar la ceniza - Tú dirás...

- ¿"Yo diré"...? - repite Gerald, sonriendo - Claro... supongo que así están las cosas: yo digo, yo hago, yo te ordeno... sin duda es el paraíso de cualquiera que haya catado tus encantos.

- ...ya... - Dafnée resopla por la nariz y vuelve su sonrisa más divertida y suave, dibujando con las yemas de los dedos el extremo de la taza de té - Así que para eso me has citado aquí... - susurra - Para ordenarme... - el silencio socarrón de Gerald es respuesta más que suficiente. Por fin, ella le mira con esos jades envueltos en sombras, difuminando todo rastro de sonrisa - Y tú esperas que... yo... acepte.

Algo en su voz hace que Gerald borre a su vez la sonrisa, para sustituírla por una de alerta y rabia muda. Se endereza sobre su asiento, dándole una calada al cigarrillo.


- No lo espero... - murmura con un gruñido, aunque sereno - ...lo sé - ríe entre dientes - ¿Crees que estás en posición de elegir? Sabes que no... conoces las circunstancias de tu "fuga", tus actos. ¿O quieres que los enumere?, ¿eh?, ¿quieres que enumere una a una las consecuencias de lo que hiciste? Si te cazan... - entorna los ojos y le da un descarado repaso - Bueno... digamos que yo te pareceré el cielo en comparación. Quizá lo sea ya, pequeña Daf... quizá solo yo sea tu tabla de salvación...

- No...

Se hace el silencio, que podría cortarse con un cuchillo, mientras Gerald la mira fijamente.


- ¿No...?

Con sorprendente tranquilidad, como si no estuviese ante un hombre que podría quebrarla en mil pedazos como un oso a una muñeca de porcelana, le da un suave sorbo al té y le mira. Sus ojos parecen ahora más oscuros, más amenazantes, como los de una presa acorralada que está dispuesta a matar para vivir.

- No... - repite - ...la bruja exiliada tiene protectores - ladea la cabeza y dibuja otra suave sonrisa, sin expresión aparente. Sin miedo, ni a la situación ni a la mirada amenazante y sorprendida de Gerald - ¿Te sorprende...? Eres listo, Gerald... has conseguido tenerme y a veces aún me tienes. Soy como un jilguero comiendo de tu mano, pero ya... no - cierra los ojos y baja la cabeza, hasta que de nuevo le mira. Ahora no hay sonrisas, solo resolución: - ...se acabó... si vienen, no estaré sola...

El silencio se alarga como el viento. Largo rato, como el intercambio de miradas. Hasta que, por fin, Gerald se cruza de brazos y ríe, sacudiendo la cabeza como si no diera crédito a sus oídos.


- No estarás sola... - su carcajada aumenta en intensidad, cuando la mira, con jovialidad... - Ya... no estarás sola, ¿eh?, ¿eso dices?, ¿eso crees? - ...la tempestad estalla: el rostro de Gerald se desencaja de improviso mostrando una cólera sobrehumana, temblando, semiincorporándose en toda su altura sobre el cojín - ¡¿No estarás sola...?! ¡¡¿¿NO ESTARÁS SOLA, MALDITA FURCIA DE LOS INFIERNOS??!!

Con un bestial rugido se incorpora y, de un brutal manotazo, la mesa, el té y todas las pastas salen volando por los aires y se estrellan contra la pared. Y esta vez sí: esta vez el hada blanca sí desorbita los ojos y observa la escena fascinada, como si la hubiesen plantado sin alas como la ofrenda de algún tipo de demonio voraz. Antes de que siquiera pueda reaccionar, Gerald se acerca a ella y la arrincona, tarea fácil, dado que por mero instinto ella misma ya ha retrocedido ágil y veloc para pegarse contra la pared, algo encogida. Consciente de ella, paladeando con ira sus emociones, estrella las manos a ambos lados de su rostro y casi pega el rostro al suyo, jadeando. Sonríe, pero es una mueca rabiosa.

- Por fin... quería verlo, ¿sabes? Ese miedo... ese terror... quería saborearlo, acabar con esa puta estampa de dama de hielo. No eras una dama de hielo cuando te fuiste ni lo eras antes, y yo adoraba ver eso... al igual que mi hermano... - ante esas últimas palabras Dafnée comienza a tiritar; se ve obligada a jadear para respirar, sin atreverse a moverse ni a alzar la vista, pero consigue mantener un resquicio de autocontrol ante su tormenta destructiva y su nauseabundo aliento. Él aprieta los dientes, temblando a su vez por la más pura y posesiva cólera - No juegues conmigo, maldita mocosa... ¿crees que estoy solo yo? Soy un tipo con recursos, pero siempre, siempre subestimado... tengo aliados, puedo contratar gente... no es difícil, ¿sabes? Ya he pagado a más de un espía para que ve vean. ¡¡¡Mírame cuando te hablo!!! - ella lo hace, pero no de inmediato; antes, se afana en contener los temblores y en recomponer la máscara de enigma gélido, para alzar los ojos y sostenerle la mirada - ¿Crees que no sé con quiénes has andado?, ¿quiénes te conocen? Si no puedo hacerte daño a ti se lo haré a todo aquel que se acerque a ti. Solo necesito chasquear los dedos, ¡chas!, y habrán muerto antes del amanecer... serán cadáveres flotando en el río... eso te hiere, ¿verdad...? - Sí. No lo dice, pero no hay más que ver las lágrimas que, lentamente, se agolpan en sus ojos; pero no llega a derramarlas, al igual que la coraza de hielo no vuelve a ceder, desmentida solo por ese brillo brillante en sus pupilas - Lo has comprendido, ¿verdad...? - de repente, en contraste a su bestialidad, acaricia su mejilla con los nudillos, disfrutando de su tenso tacto, y hunde la nariz en su rojo pelo aspirando su aroma - Bien...

Moviendo los labios para depositar una especie de beso en su coronilla, sin que ella pueda ver el obseso brillo de deseo que se ha apoderado de sus pupilas, se aleja lentamente de ella y sale del reservado, cerrando la puerta tras de sí con las manos en los bolsillos. Una vez sola, Dafné aún permanece unos instantes más acorralada contra la pared, sin nada que desfigure sus facciones excepto los temblores que reprime para contener, encerrar, volatilizar el llanto.

Al final relaja el cuerpo y cae, apoyando la cabeza contra la pared y cerrando los ojos. Una lágrima solitaria cae como reflejo de su corazón acelerado y ahora destrozado; es el único: no hay sollozos, ni gritos, ni lamentos, y se limita a recoger las piernas y abrazárselas, con los ojos oceánicos y ahora muertos fijos en ninguna parte.

No tardaría en irse... antes, tendrá que volver a ser ella: la trovadora encerrada en su mundo de hielo y nieve.

Sí... no será difícil.


Última edición por Dafnée Moreau el Mar Sep 22, 2009 9:44 pm, editado 1 vez
avatar
Dafnée Moreau
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 18/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Zeth A. Drakos el Jue Sep 03, 2009 2:28 pm

Dean McKey escribió:-¿Alguna moza? Bueno, ya sabes... -'¿se lo cuento?'-. Sí, el otro día eh... estuve con una... -no da más detalles, fingiendo estar leyendo algo en la carta para decirle al camarero lo que quieren-. ¿De qué pedimos la cachimba? -pregunta a Zeth, lanzándole una mirada interrogante, mientras le dice al camarero con un gesto de la mano que espere un momento.
Alzó una ceja al escuchar lo que le decía Dean, robándole después la carta para ver los sabores que había. Quizás habrían puesto alguno nuevo. Tras un par de segundos paseando su mirada por la carta alzó la vista y miró a su amigo.

- ¿Qué tal una de menta? -propuso. Nunca la había probado, más que nada por eso había escogido ese sabor.

Dejó la carta en la mesita, encogiéndose después de hombros, a la espera de la respuesta de Dean. No había pasado por alto lo que le había dicho sobre una chica, así que cuando se fuese el camarero seguiría a la carga con las preguntas Very Happy Pero entonces le llegó un sms, por lo que alzó una mano llamando al atención del camarero.

- Deje la cachimba, creo que nos vamos, ya sabe... Urgencias Very Happy -y dicho esto se levantó, le metió un poco de prisa a Dean y sin decirle adónde iban salieron de La Diosa Blanca.
avatar
Zeth A. Drakos
Residente del Withestone Valley
Residente del Withestone Valley

Cantidad de envíos : 158
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Edward Carnby el Miér Sep 16, 2009 3:23 pm

Mentiría si dijera que no ha pasado nunca por lo que es conocido como el barrio neutral, ni muy rico ni muy pobre, pero no mentiría si dijese que estarse algo más de tiempo y mirar la zona más detenidamente nunca lo había hecho...

Hasta ahora. Y se para justo enfrente de un edificio que le llama la atención. Vestido con una camiseta de rejilla que deja visibles los tatuajes de sus brazos, unos vaqueros caídos con el cinturón desbarochado y cadenas colgando de los bolsillos, y unas converse negras y blancas desgastadas, se introduce dentro, manos en los bolsilos y mirada curiosa.

Nada más entrar se encamina hacia la estantería, percatándose de las miradas que recibe por sus particulares ropas pero sin darle importancia alguna. No le interesa demasiado el tema de la magia, así que asciende por las escaleras hasta el segundo piso, dónde toma asiento en uno de los cojines libres y mira la carta, pidiendo en voz alta un té rojo, a ver que tal sabe.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dita Alighieri el Miér Sep 16, 2009 4:33 pm

La Diosa Blanca, un edificio un tanto peculiar y al cual desde que lo vió por primera vez ha sentido curiosidad por él, por lo que, hoy, se decide a entrar a investigar. Se da una vuelta curioseando todo lo que encuentra, la gran sección de libros de magia, joias y demás. Se acerca a una de las tiendas y compra un colgante en forma de lágrima. Con él entre manos se dirige a la planta superior donde, al parecer, se encuentra una tetería.

Una vez arriba, comprueba que así es. Así que antes siquiera de sentarse, cuando pasa por delante de un camarero, se pide un te de jazmín y se dirije hasta una mesa libre y se sienta en los mullidos cojines, acomodándose un poco la ropa y esperando por su bebida, aun con el colgante entre manos.
avatar
Dita Alighieri
Estudiante de La Blanca Colina
Estudiante de La Blanca Colina

Cantidad de envíos : 380
Fecha de inscripción : 21/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Edward Carnby el Miér Sep 16, 2009 4:38 pm

Le extraña que esté tan vacío a estas horas, apenas hay gente, pero supone que ahora tienta más dormir una siesta que tomarse un té... Hablando de tés, el suyo llega y lo toma entre las manos, dándole un suave sorbo antes de detectar la presencia de otra persona. Alza sus ojos azules sin despegar los labios de la taza para contemplar a una chica que ya conoce, bueno, más o menos. Aunque su vista pasa de ella al colgante que lleva entre las manos, esbozando una media sonrisa:

- Bonito colgante.- Comenta en tono casual, realizando un gesto con la mano en forma de saludo... Aunque con las pintas que lleva, igual hasta lo ignora.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dita Alighieri el Miér Sep 16, 2009 4:48 pm

Se encuentra perdida en sus pensamientos hasta que el camarero, tras servir a otros clientes, le deja se té encima de la mesa. Con un suave gesto agradece al camarero. Su mirada recorre el lugar que se encuentra bastante vacío, algo de lo que no se queja, pues de vez en cuando un poco de tranquilidad no está mal.

Antes siquiera de dejar el colgante sobre la mesa y tomar su té, una voz la interrumpe. Se gira y se encuentra con un chico de más o menos su edad, bastante atractivo, por cierto, y vestido algo fuera de lugar. Le suena pero no sabe de qué, no es hasta que termina de darle un repaso un poco descarado que recuerda de qué. Era el amigo de Dafnée, su caballero, si no recordaba mal.

- Gracias - Sonriéndole suavemente. - Oye, te conozco verdad? Estabas en la Rave con Dafnée. ¿Te importa? - Pregunta señalando su mesa, pidiendo permiso para sentarse con él.
avatar
Dita Alighieri
Estudiante de La Blanca Colina
Estudiante de La Blanca Colina

Cantidad de envíos : 380
Fecha de inscripción : 21/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Edward Carnby el Miér Sep 16, 2009 4:55 pm

No se pierde el repaso que le da, pero no le incomoda en absoluto ya que cree saber por qué lo hace... Y como intuía, finalmente cae en la cuenta de que nola ha saludado por saludar. A su pregunta niega con la cabeza tranquilamente y le cede un cojín con un gesto de la mano entre caballeroso y divertido:

- Ajá... La verdad es que me fui y no me encontraba muy bien, una lástima... Por lo que me han dicho las cosas se desmadraron un poco...- Le da un suave sorbo a su té, pero sus ojos azules y eléctricos escudriñan los de ella... ¿ Serían ciertos los rumores?- ¿ Qué pasó?- Pregunta con cierta curiosidad, incitándola a hablar con una media sonrisa pintada en sus labios.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dita Alighieri el Miér Sep 16, 2009 5:08 pm

Se levanta, tomando su té y se acerca a él, tomando asiento a su lado con una sonrisa divertida ante sus acciones. Sopla suavemente para enfríar un poco la bebida antes de darle un sorbo, mientras le escucha.

- Vaya, qué pena. - Comenta dejando el té en la mesa - Realmente estuvo bien, buena música, buen ambiente... Sí, hubo un poco de desmadre, pero bueno, típicas peleas, montones de borrachos... Oh, y vaya, me temo que Dafnée bebió demasiado ese día, aunque supongo que eso lo sabrás. - Realmente pasó algo más, que se liaran no es algo de lo que se avergüence ni achaque al alcohol. Era plenamente consciente de sus actos. Pero no era algo como para ir contando porqué sí y menos a quién no conocía, aunque esta persona fuera amiga de parte de los implicados, implicadas en este caso.
avatar
Dita Alighieri
Estudiante de La Blanca Colina
Estudiante de La Blanca Colina

Cantidad de envíos : 380
Fecha de inscripción : 21/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Edward Carnby el Miér Sep 16, 2009 5:11 pm

La verdad es que sí que fue una lástima... Pero bueno, habrán más para compensar y eso lo sabe.. Y sii no siempre le queda montar una en su casa, que no sería la primera ni la última. Escucha atentamente, dedicándole miradas de soslayo y bebiendo de vez en cuando pero sin borrar la expresión divertida... Todo lo que le está contando ya lo sabía, incluido la borrachera de Daf, una que a él también le hubiese gustado coger...

Pero no es eso lo que le interesa, y se lo hace saber de forma directa cuando la mira directamente:

- Ajá... ¿ Y qué tal besa?- Pregunta con matiz de nuevo curioso y casi inocente, como si la pregunta fuese lo más normal del mundo... Para él, lo es.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Dita Alighieri el Miér Sep 16, 2009 5:25 pm

Toma la taza y se la lleva los labios, para darle un sorbo. Es entonces cuando él pregunta. No puede evitar un gesto de sorpresa aunque este desaparece rapidamente. Dejando el té sobre la mesa y tomando el collar para ponérselo le responde.

- Parece ser que se ha enterado todo el mundo, qué velocidad. - Comenta apartando la melena hacia un lado para poder abrocharse el collar. Le mira con una media sonrisa pícara y directamente a esos electrizantes ojos. - Pues realmente bien, y sus labios tienen un sabor dulce pero con algún matiz amargo... Aunque eso bien puede ser del alcohol... El caso, se le da muy bien y no sé porqué tengo la sensación de qué lo sabes perfectamente... - Lo deja ir como si no le interesara, aunque la verdad es que le pica la curiosidad. Toma otra vez la taza y da un suave sorbo, seguido de un pequeño suspiro de satisfacción, estaba riquísimo el té.

avatar
Dita Alighieri
Estudiante de La Blanca Colina
Estudiante de La Blanca Colina

Cantidad de envíos : 380
Fecha de inscripción : 21/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Edward Carnby el Miér Sep 16, 2009 6:18 pm

Bebé otro sorbo de té con total tranquilida,d aunque ha detectado el gesto de sorpresa y eso le hace sonreir interiormente. Rueda los ojos ante sus primeras palabras y la mira de medio lado:

- Mmm... No es muy común ver dos chicas de vuestro calibre dandoos el lote en mitad de una fiesta... En todo caso a mí me lo han contado, pero prefería saberlo de primera mano... Digamos que... como "jefe" de Daf tengo que estar informado de las cosas, ¿ no crees?- En realidad no es asunto suyo con quien se lia o se deja de liar, aunque que fuese con la chica que tenía al lado le resultaba divertido, por no decir morboso. Escucha atentamente la descripción en lo que rebusca en uno de sus bolsillos y saca una cajetilla de tabaco, dónde lleva mezclados tanto cigarrillos como porros. Le coloca la cajetilla cerca de las manos y alza una ceja:

- Coge lo que prefieras- La invita en tono excesivamente educado, soltando una carcajada ante su suposición- Tal vez... La verdad es que lo has descrito bastante bien. -Se da cuenta de una cosa que se le ha pasado por alto y sin pedir permiso coge con los dedos el broche del collar, ajustándolo de forma correcta- Aaasí sí... Por dónde íbamos..?- Una vez ella ha cogido o no, coge él un cigarro normal y saca su zippo negro, encendiendo el suyo y después el de ella ( si lo coge), dándole una profunda calada- ¿ Qué te interesa saber?- Pregunta yendo al grano, total, no tiene nada que ocultar.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Diosa Blanca

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.