Simona Iselda Cabrera

Ir abajo

Simona Iselda Cabrera

Mensaje  Simona I. Cabrera el Dom Oct 04, 2009 1:40 am

Nombre: Simona Iselda Cabrera

Edad: 27

Sexo: Femenino

Barrio en el que reside: WhiteStone Valley

Oficio: Policía

Descripción física: Al igual que la mayoría de las latinoamericanas Simona es una joven de baja estatura, cosa que intenta disimular poniéndose tacones de palmo y medio siempre que tiene ocasión. Es bastante delgadita, aunque también se nota el entrenamiento que se les proporciona a todos los policías en sus músculos, que pese a no estar muy marcados siguen presentes. Bien dotada de pecho, sus femeninas formas están más que bien marcadas, y de eso hace gala cuando sale a algún lugar. Cuando no lleva el uniforme de la comisaría suele vestir ajustados vestidos, pantalones muy estrechos y/o cortos, camisetas... Todo lo que le permita exhibirse físicamente.

El tono de su piel es similar al del bronceado, con la única diferencia de que éste se mantiene durante todo el año, aumentándose cuando toma el sol. Sus ojos son castaño oscuro, al igual que su cabello, el cual lleva cortado a la altura de los hombros, y en más de una ocasión lo lleva atado con una coleta.

Imágenes: [1] [2] [3] [4]

Descripción psicológica: Es una chica a la que le encanta exhibirse ante los demás. Le gusta su físico y saca el máximo partido de él, llegandolo a usar para con el fin de conseguir lo que quiere. Caprichosa, infantil y rematadamente posesiva, odia que le ordenen qué tiene que hacer del mismo modo que odia que le lleven la contraria. Ella siempre tiene la razón, y si alguien la contradice puede sufrir uno de sus ataques de ira. Pese a todo ésto, cuando corresponde sabe comportarse, habiendo ocasiones en las que ha llegado a interpretar a la perfección un papel que con ella no pega ni con pegamento: el de joven servicial que se desvive por los demás. Es buena actriz, y compaginando ésto con todo lo demás ha conseguido llegar hasta donde está.

Historia breve del personaje: Nacida en Venezuela hace ya 27 años, se crió en el seno de una humilde familia de uno de los barrios más corrientes de la ciudad de Caracas. Es la cuarta de cuatro hermanos, por la cual cosa siempre ha sido la mimada de la familia. Además de eso, al ser la única chica siempre fue el juguete de su padre, siendo criada entre los pobres caprichos que podían permitirse darle sus parientes, puesto que ya desde bien pequeña se mostró muy caprichosa.

Estudió en un colegio público, lugar donde conoció a las que fueron sus mejores amigas durante todos los años que pasó en su país de origen. Pese a que no le gustó nunca estudiar, siempre prefirió pasarse la tarde jugando, se sacó los estudios primarios porque, aparte de que en casa siempre le replicaban que eran más que necesarios, ella pensó que era un buen punto de partida.

Desde el día en que terminó el colegio empezó a ayudar a su madre con las tareas de la casa, la mujer ya estaba algo mayor para encagarse ella de todo. Pero a ella eso la aburría, nunca le ha gustado tener que trabajar por los demás y mucho menos haciendo las tareas del hogar. Como una alternativa empezó a buscar por la ciudad algún lugar en el que ofreciesen un lugar de empleo, y así fue como consiguió meterse en un bar para ayudar a servir en la barra. No ganaba mucho dinero, aunque tampoco es que trabajase excesivamente, pero a ella le iba perfecto para evadirse de su hogar y poder así hacer algo que al menos le resultase positivo: exhibirse públicamente.

A través de algunos clientes del bar descubrió que si se iba a trabajar a otros países del mundo podía llegar a cobrar mucho más y vivir mejor que en su tierra natal. Tras pensarlo mucho y comparar varias cosas se decidió: iría a vivir a WhiteStone Valley y lograría encontrar un trabajo en el que sentirse a gusto. Aunque a su madre no le hizo mucha gracia su padre se lo permitió, de manera que a las 23 años abandonó su hogar para iniciar una vida en solitario en un nuevo país donde todo sería distinto.

Las primeras semanas en ese nuevo lugar le costaron bastante, la integración fue algo complicada en un primer momento. Por suerte encontró varias ofertas de trabajo que le llamaron la atención, aunque la que más lo hizo fue la de trabajar en la comisaría de policía. Pasó por la academia de formación, donde sacó unas notas más que suficientes para conseguir entrar en la comisaría de su mismo barrio. Por aquel entonces ya hacía un tiempo que vivía en una pequeña casita que había alquilado el mismo hombre que le comentó lo de la comisaria.

El trabajo era algo duro, aunque le gustaba mucho más que el que tenía en su país natal. Y así es como ha pasado los últimos cinco años de su vida: trabajando en la comisaría de su barrio y viviendo en una pequeña casa que, tras hablarlo con el dueño, empezó a pagar a plazos para que fuese suya.
avatar
Simona I. Cabrera
Policía
Policía

Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 04/10/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.