Callejones

Página 6 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Alexander Tessier el Lun Ago 17, 2009 9:35 pm

Veo y siento la desesperación de Karen golpeando sus tacones con el piso el chico estaba en onda y no se había dado cuenta de que le había preguntado sobre su viaje, si algo debía reconocer es que el también sentía la necesidad de irse

-Vámonos Karen se hace tarde- me voltee hacia Karen viéndola preocupada por mi, me sentía como un verdadero idiota al haberla tratado de esa forma

-Lo siento de nuevo Gem en verdad lo lamento, yo no soy nadie para haberte hablado de esa forma, espero sigamos siendo amigos.

Alexander se volteo con el chico y le dijo

-Sigue con el viaje amigo y disfrútalo-

Alexander y Karen se fueron hacia el auto despidiéndose de aquel chico y de Gem haciendo un ademán con la mano, el le abrio la puerta la cerro el camiaba algo triste hacua su puerta pero una vez que tomo el volanet arracno el auto y se marcharon hacia casa de Alexander.
avatar
Alexander Tessier
Becado del St. Mary
Becado del St. Mary

Cantidad de envíos : 349
Fecha de inscripción : 27/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Gemma Conelly el Mar Ago 18, 2009 12:08 am

Meto las manos en los bolsillos, aún algo molesta.
-Sí, bueno. Mejórate.
Les veo marchar, con algo de tristeza. Yo que buscába pasarmelo bien y así hemos acabado. Y encima me quedo sola con el chico chicle. Dejo ir un suspiro. Su mirada no delata nada bueno. Lo estudio, sin saber qué es eso que me hace tenerle... ¿Miedo? No, esa no es la palabra. Simplemente no me apetece estar cerca suyo. Frunzo el ceño, sacándo las manos de los bolsillos para coger la bicicleta.
-Bueno, yo me voy por ahí, chico chicle.. Ya nos veremos.
Monto en la chatarra con ruedas, pedaleando bastante rápido para irme de ahí. No me apetece mucho quedarme en la calle a estas horas. Aunque me duelen las piernas a horrores.
avatar
Gemma Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 128
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://otakujim.foroactivo.com/lost-island-f143/

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Ulises J. Kane el Mar Ago 18, 2009 9:52 pm

Y de nuevo le dejaron plantado, aunque aquella vez no le importó. Hizo otra pompa de chicle, soltó una risilla de las suyas y caminó sin rumbo hasta que se perdió entre los callejones.
avatar
Ulises J. Kane

Cantidad de envíos : 155
Fecha de inscripción : 19/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Lily Conelly el Vie Ago 21, 2009 11:34 pm

Al salir del local giro una esquina, entrando en una de esos callejones lugrubres de Red&Black. Realmente no me importa, pues nunca me han asuatado y nucna me ha pasado nada. Doy una calada al cigarro, quitandome la chauqeta de cuero de un tiron, pues realmente hacia bochorno.

Entonces noto una mano en el hombro, por lo que me giro de golpe. Veo a tres de los chicos que estaban en el Hell's, y sus sonrisas no me hacen ninguna gracia. Retrocedo un par de pasos, con el ceño fruncido y ellos me imitan, siguiendome.
- ¿Que quereis? - pregunto lo mas amablemente posible, mientras doy otro par de pasos.
Entonces ellos avanzan mas deprisa, por lo que, al retroceder, me choco de espaldas con la pared. Maldigo interiormente, sin apartar la mirada del chico de en medio, que parece el cabecilla.

- Como parece que te gusta calentar pollas y a nosotros nos gusta que nos complazcan.. Nos preguntabamos si te gustaria divertirte un rato con nosotros - su voz es profunda, y su palabras pastosas hacen notar que va bastante borracho. Antes de que tenga oportunidad de apartarme, salir corriendo, darle una patada a alguno o cualquier cosa, si quiera de contestar, los dos de los lados me cojen cada uno por un brazo, pegandome completamente a la pared y haciendo que la chaqueta caiga al suelo.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Dylan Knight el Vie Ago 21, 2009 11:57 pm

Y entonces la cabeza del chico del medio acaba estampada contra la pared de ladrillos "misteriosamente" o eso pensaría cualquiera que no hubiese visto cómo Dylan se acercaba sigilosamente,lo agarraba por la nuca y hacía que esta impactase con el muro cerca de la chica.

-Perdona...Me pareció oir que decías que te gustaba chupar muros...

Dice,riéndose de forma relamente siniestra.Los otros dos,viendo cómo su amigo se desploma sangrando por la boca y posiblemente sin unos cuantos dientes,se giran para enfrentarse a él,pero demasiado lento.El codo del brazo derecho de Dylan da de pleno en la nariz de uno,para que luego su puño acabe en la mandíbula del otro.Ambos se apartan de él a trompicones.Su amigo,enfadado,saca una nava aún desde el suelo,dándole el tiempo suficiente al chico para darle una patada en las costillas.Luego,pisa la mano que sostiene la navaja con placer.

-Fuera de aquí...antes de que realmente me enfade...

Su voz sonaba realmente escalofriante y ante la demostración de fuerza,los chicos salieron huyendo,sabedores de que no podrían ganarla.Al fin y al cabo,él se había criado en un barrio peor al R&B.

-¿Estás bien,gatita?

Pregunta,recogiendo su chaqueta del suelo y dándole una patada a la navaja,alejándola de ella.
avatar
Dylan Knight
Estudiante del St. Mary
Estudiante del St. Mary

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Lily Conelly el Sáb Ago 22, 2009 12:07 am

Justo cuando el chico se me acercaba, con las manos por delante, se estampa junto a mi, en la pared. Miro incredula al chico en el suelo, y entonces oigo los quejidos de los otros dos.
Por fin consigo enfocar a Dylan, que les esta dando una buena paliza. Me queda practicamente inmovil, mirandolo todo, que pasa como si fueran diapositivas antes mis ojos.

Cuando todo acaba, y los chicos se van corriendo, Dylan me tiende la chaqueta. Miro a la prenda de ropa y luego a el, sintiendo los ojos empañados. Ah no, lagrimas no. Me los seco rapidamente y lo miro, asintiendo.
- Eh.. Si, no han llegado a hacerme nada - un escalofrio me recorre la espalda al pensar en lo que me podrian haber hecho si Dylan no hubiera aparecido. Me separo de la pared, en lo que creo que es estado de shock. Cojo la chauqeta, qeu sigue colgada de su braz y lo miro a los ojos.
- Gracias - digo simplement, en un susurro.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Dylan Knight el Sáb Ago 22, 2009 12:20 am

Le sonríe dulcemente,intentando así tranquilizarla.La abraza con delicadeza,acariciándole el pelo con suavidad.Se separa de ella segundos después,para apoyar las manos en sus hombros y mirarla a los ojos.

-Ya ha pasado...¿Confías en mi?

Le pregunta,pero ni siquiera espera una respuesta cuando la coge en volandas y se la lleva del callejón,alejándola del posible peligro que podría correr.Al poco rato,llega hasta su coche.Ni siquiera la baja cuando abre la puerta del copiloto y la deja en el asiento,cerrando la puerta y dando la vuelta al coche,se monta él y da un fuerte portazo.Suspira,y apoya la cabeza en el volante,riéndose,y colocando ambas manos en él.Tenía los nudillos blancos de tanto apretarlo.

-No podía dejarte ahí...si volvían y te encontraban...lo habrían pagado contigo...y entonces...podría haberlos dejado semanas en el hospital....
avatar
Dylan Knight
Estudiante del St. Mary
Estudiante del St. Mary

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Lily Conelly el Sáb Ago 22, 2009 12:41 am

Antes de que me de tiempo a responderle, me veo volando sobre sus brazos, en direccion a quien sabe donde. Quizas sea por el reciente accidente, pero me tenso, pensado en que quizas Dylan tenga las mismas intenciones.
Sacudo la cabeza con una media sonrisa; imposible.

Llegamos a un precioso mustang, el cual Dylan abre y me deja dentro, con una cara de estupor algo comica. Para cuando se sienta junto a mi veo que agarra el volante con fuerza, mientras se rie. Lentamente, acerco mi man oa una de las suyas, envolviendo los blancos nudillos con mis dedos.

- Confio en ti - digo respondiendo a la pregunta que hace un rato me ha formulado. - Pero ha sido peligroso que te metieras, podrian haberte atacado todo a la vez conlas navajas, o incluso si hubieran llevado pistolas..- suspiro, zarandeando un poco la cabeza. No era normal en mi preocuparme por la otra gente, y menos aun hablar de aquella manera. El acohol, me obligo a creeer.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Dylan Knight el Sáb Ago 22, 2009 12:50 am

-Me daba igual...incluso si mi vida hubiese acabado en ese callejón antes...aún así hubiese sido mucho mejor eso,a que ellos te hubiesen tocado...Debo de parecerte un idiota...ni siquiera sé lo que estoy diciendo...

Suspira y se separa del volante,relanjando sus músculos ante la calidez de su mano.Se pasa la mano libre por el pelo y la mira,para perderse unos segundos en sus ojos azules.Sonríe cansado y enciende el motor del coche.

-Será mejor que te lleve a casa...

Propone,dejando la mano de la chica en el asiento,no sin antes besarle el dorso de esta.
avatar
Dylan Knight
Estudiante del St. Mary
Estudiante del St. Mary

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Lily Conelly el Sáb Ago 22, 2009 1:09 am

Me sorprende lo que dice, pero, no se porque, me reconforta. Un calor interior se apodera de mi, haciendo que una sonrisa amable, dulce, de las que pocas veces se peuden ver en mi ultimamente, se dibuje en mis labios.
- Un idiota muy dulce - digo aun con la sonrisa en los labios.

Se relaja un poco y me besa el dorso de la mano, dejandola en el asiento. Entonces dice que me va a llevar a casa. No. No. No quiero, no se por que, pero el hecho de ir a casa ahora, ver a Gem.. separarme de el, se me hace insufrible.
- No quiero ir a casa - la frase sale sola de entre mis labios, peo lo digo muy en serio. Lo miro a los ojos, pidiendole, casi rogandole que me lleve a cualquier otro sitio menos a casa. Aunque espero que no me pida explicaciones, no se me da bien lo de expresar sentimientos.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Dylan Knight el Sáb Ago 22, 2009 1:15 am

Supuso que tendría miedo de quedarse sola...y en parte lo entendía,por lo que no hizo preguntas y puso el coche en marcha,agarrando el volante con la mano izquierda y dejando la derecha sobre su mano.

-¿Quieres ir a mi casa?

Pregunta,dándole un suave apretón en la mano,y acariciándosela con el pulgar delicadamente.Cuando reflexionó sobre la pregunta que le había hecho,se arrepintió al instante,pensando que tal vez ella lo hubiese interpretado mal.

-Puedes pasar la noche en la casa de invitados...y si no tienes sueño...podemos ver una peli en el cine...o...¿has cenado?Puedo cocinar para ti...

Dice apresuradamente,intentado arreglar su metedura de pata,mirándola un par de veces disimuladamente mientras hablaba.
avatar
Dylan Knight
Estudiante del St. Mary
Estudiante del St. Mary

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Lily Conelly el Sáb Ago 22, 2009 1:23 am

No puedo evitar sonreir levemente ante el calor de su mano. Me pongo a mirar por la ventana cuando enchega el coche, pero en seguida giro la cabeza para mirarlo ante su propuesta. Estoy a punto de contestarle, con una media sonrisa, cuando añade todo eso apresuradamente. Una risita brota de mis labios.

- No tengo sueño - decido contestarle por orden, pues parece que con los nervios se le ha juntado todo - y me gusta la idea de la peli, por que si, gracias, pero ya he cenado.
Vuelvo a sonreir, girando mi mano bajo la suya para apretarla un momento.
- No te preocupes por la interpretacion de lo que puedas decir. No me.. - importaria que tu me violaras. No Lil, eso no. - Quiero decir.. Confio en ti - le sonrio de nuevo, algo azorada por mis pensamiento, desviando de neuvo la vista hacia la ventana.
avatar
Lily Conelly
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 145
Fecha de inscripción : 13/08/2009
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Dylan Knight el Sáb Ago 22, 2009 1:30 am

Vuelve a llevarse la mano de la chica a los labios,sintiéndose feliz de no haber sido malinterpretado.Dirige el coche hacia Golden Hills,dejando el R&B y sus peligros atrás.
avatar
Dylan Knight
Estudiante del St. Mary
Estudiante del St. Mary

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Elizabeth H. Gregory el Mar Ago 25, 2009 2:34 pm

Dita Alighieri escribió:
Spoiler:
La pequeña se mueve de lado a lado ahciendo mover la falda y observando la mancha de agua.

Entonces para y mira hacia arriba como queriendo saber de dónde había salido la ceniza, sigo su mirada y solo veo una ventana cerrada. La mujer que se la había tirado ha desaparecido al interior de su domicilio. La niña baja la cabeza y en ella se ve una máscara de tristeza provocada por la insatisfacción de mi respuesta. Los niños nunca han sido mi fuerte, son pesados, revoltosos... Pero esta niña destilaba inocencia y dulzura, y ¿quién es capaz de resistirse a eso? Nadie, o al menos yo no. Acerco mi mano a su carita y le acaricio con el dorso de la mano la mejilla blanquecina. Se pone a cantar y un perro que andaba por allí se acerca a ella. - Pues yo creo que los pajaritos no se acercan porque no se creen dignos de acompañar una voz tan maravillosa como la tuya. - Le explico con una sonrisa dulce. - Pero aunque no atraigas a los pajaritos, atraes a otros animales y personas, como por ejemplo a mí. Ha sido como con el flautista de Hamelín, pero en lugar de una flauta ha sido tu voz. Y quizá algún día atraigas alguna hada con tu canto. ¿Crees en las hadas? - Pregunto a la niña, quizá esté quedando como una idiota, no era una niña de cinco años sino una preadolescente de a los sumo trece.

La muñeca rubia se lleva un dedo al mentón en un gesto pensativo y con una sonrisa radiante se presenta. - Tienes un nombre muy bonito, acorde con tu voz. ¿Puedo llamarte yo también Lizzie, verdad? -Pregunto con una sonrisa tierna - ¿Sabías que Elizabeth fue el nombre de muchas reinas, sobretodo de una muy importante?

Con su siguiente pregunta no puedo evitar soltar una risilla. Qué cosa más adorable. No puedo contestar pues la chica aludida interviene. Le dirijo a la niña una suave sonrisa divertida y paso una mano por los rubios cabellos. Mantiene una cara de sorpresa mientras hablan. Yo me limito a contemplar la escena mientras niego con la cabeza el ofrecimiento de Arlene.

La niña, entre dudosa y con mirada curiosa, acerca su carita a la chica de pelo blanco que para ella tenía pinta de bruja. En sus mejillas sonrosadas se pueden ver aún las lágrimas de cocodrilo que han caido rápidas por ellas en una leve cascada, sin ruido. El pequeño sofoco que había sufrido hace escasos instantes había desaparecido casi por completo, y ahora se centra en los ofrecimientos y en las cosas que le decían aquellas dos chicas.

Su rostro se eleva hacia la mujer del corsé y abre sus labios para formular algo al escuchar la palabra hadas. Claro que ella creía en las haditas. Eran muejres pequeñitas muy guapas con alitas de mariposa a la espalda, y que concedían muchos deseos a la gente que se los pedía. Su madre le decía que las hadas solo se presentaban ante las niñas buenas, y ella había visto una una vez, volando en su ventana, en su casa.

-
Sí creo en las hadas -se pone recta
y seria, en un vano intento de parecer una chica adulta que habla de negocios en una reunión formal.

Es entonces cuando una pequeña mariposa verde y amarilla se cruza delante de la carita de la niña, y ella posa sus ojos claros sobre la criaturita que vuela sobre el aire como si fuera la reina de ese elemento. Sin dudarlo un instante, la niña gira la cabeza, y comienza a correr lentamente hacia la mariposa, dando de vez en cuando pequeños saltitos en su afán de conseguir coger al ser alado.

-
Ven aquí -grita con su vocecita, y en un par de minutos, la niña se pierde en la negrura de las callejuelas persiguiendo a la mariposa de bellos colores.
avatar
Elizabeth H. Gregory
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Dafnée Moreau el Vie Sep 18, 2009 6:40 pm

La corpulenta figura de Gerald baja del taxi cuando éste se detiene a la entrada de uno de los callejones. Sale hosco, con las manos en los bolsillos y sus ojos oscuros de expresión hosca mirando asesinos al taxista, que literalmente le había echado a patadas; en parte normal: nadie se aventuraba demasiado en el Red & Black a menos que se considere digno superviviente de los suburbios.

No tiene que avanzar mucho, con las manos en los bolsillos y pasándose la mano de cuando en cuando por la curvatura pronunciada del estómago; presenta siempre ese extraño aspecto de bestia, de músculos que han conocido una época mejor y aspecto en esencia animal, pero lejos de ser atractivo, desagradable. Un gato maulla al clavar sus ojos brillantes en él, antes de perderse por las sombras de las calles, balanceando la cola al esfumarse por la esquina. Y a medida que Gerald avanza cada vez son más y más... se detiene un instante, parpadeando con sorpresa, y de repente sus labios dibujan una lenta y astuta sonrisa. Será una intuición...

...intuición acertada, concluye: sus pasos le han llevado a un destartalado y oscuro callejón plagado de gatos y maullidos; y allí, sentada sobre un cubo de basura con sus aires de señora de los gatos, la presencia etérea que ilumina de forma ígnea la zona: Dafnée.

Sonríe y su mirada deja entrever, como siempre, la lujuria obsesiva cada vez que contempla su imagen: repantigada con calma en el cubo, con una pierna recogida, los hombros encogidos y los brazos cruzados sobre ella; el brazo derecho permanece extendido, sujetando entre dos gráciles dedos un cigarrillo mientras su mirada, visible a medias al tener la cabeza semienterrada entre el asalvajado y suelto cabello rojo y sus brazos. Sus ojos pardos son tan insondables y oceánicos como siempre, perdidos en alguna esquina del callejón.

Gerald se le aproxima lentamente, torciendo los labios y abarcando el callejón con los brazos. Sus ademanes tienen un claro aire burlón.


- Sabía que te encontraría aquí... - dice, antes de reír entre dientes - Fue fácil, ¿sabes?, para quien se informa como es debido. Y mucha gente me dijo lo mismo, en esencia... "un callejón plagado de gatos que suelen seguir a una jovencita misteriosa y pelirroja como si fuese una más" - se cruza de brazos y se apoya en la pared sobre un hombro - También me dijeron que en ocasiones provenía de él la música de un violín, aunque... por lo que veo no te lo has traído.

Ella no responde de inmediato. Ni siquiera da visos de escucharle, sino que simplenente entorna más los ojos y, con fluidez, se lleva de cuando en cuando el cigarrillo a los labios para darle lentas y profundas caladas. Una de esas veces entreabre los labios, dejando escapar una bocanada de humo antes de alzar las cejas.

- ...vaya... qué alegría verte - el tono de ironía existe, pero es sutil, velado por su natural entonación arruyante y dulce. Ladea la cabeza y apoya la mejilla en los nudillos, cayendo su pelo como una cascada incandescente a juego con sus labios, sesgados en una sonrisa sin luz - Supongo que no he de sorprenderme... mi sino es desencadenarme para volverme a encadenar a los recuerdos.

De improviso, Gerald ríe con ganas, rondándola como una especie de depredador al acecho.


- Tú y tus enigmas, pequeña... jamás me acostumbraré - niega con la cabeza, pasando a través del pequeño ejército de gatos que parecen sentirse bien en presencia de aquella extraviada ninfa. De repente la atraviesa con la mirada, titilando de nuevo en sus ojos la lascivia al observarla; ella, sin borrar su leve e indescifrable asomo de sonrisa, se incorpora ajena a su mirada y se aferra a una tubería para, con agilidad felina, ascender hasta una derruída cornisa, mostrando en ese leve instante su torso de mármol níveo aderezado con aquel tatuaje. La respiración de Gerald se acelera, lo vea ella o no, pero su voz ronca es señal más que suficiente: - ...eres una obra digna de ser contemplada... - sus labios se curvan en una sonrisilla siniestra - ...y probada...

- Cuán poético por tu parte... no me lo esperaba - murmura ella con una breve y musical risa, manteniéndose de cuclillas y con los brazos extendidos hacia arriba, aferrados a la tubería. Vuelve a ladear la cabeza, su halo una mezcla de traviesa gata y nebulosa hada - Lamento no estar hoy demasiado receptiva a la belleza de tus palabras...

- ¿Te haces la tonta? La poesía me importa tres cojones. He venido aquí por una razón... - sus ojos, ahora abiertamente ansiosos, le dan un descarado repaso - Y lo sabes... a menos que quieras que ocurra lo de la última vez.

De repente, parte de la coraza de aquella dama falsamente helada cae para mostrar silencioso tormento y profunda melancolía: su sonrisa se borra, sus ojos muestran la tristeza de una cautiva pero, al mismo tiempo, su corazón se ve asaltado por un doloroso pinchazo que le hace recordar algo... ya no está sola. Los últimos acontecimientos se lo han demostrado y, ahora, tal vez, le gustaría soñar con una liberación que antes ni siquiera se planteaba. Podría ceder... no le quedaría otro remedio que acceder a compartir el lecho de Gerald muriendo otra noche para renacer más débil al amanecer. Pero... ¿ahora es necesario?

Repentinamente sombría, traga saliva de forma muy sutil y se descuelga, bajando de un salto al suelo para soltar el cigarrillo y aplastarlo con una bota en el proceso. Cabizbaja y mesándose un mechón rojo, introduce los pulgares en los bolsillos de sus pantalones y empieza a avanzar hacia el espectante hombre... pero en vez de detenerse delante y ofrecerse, como tenía que hacer cada noche desde hacía ya semanas, pasa por su lado y su voz murmura con cortante frialdad:


- He de irme...


- ¿...cómo? - al parecer, Gerald no da crédito y al principio casi ríe... pero al seguirla con la mirada y darse cuenta de que va en serio, desorbita los ojos - ...me estás tomando el pelo. Sabes lo que puedo hacerte, ¿verdad? Sabes que estás en mi poder, y aun así... ¿vuelves a desafiarme? - no obtiene respuesta por su parte, solo un silencio casi ofensivo. Y de improviso, las pupilas de Gerald relampaguean entremezclando lujuria con furia frenética y, súbitamente, una de sus fuertes manazas aferran el delicado brazo de Dafnée, haciéndola soltar un grito ahogado y un gemido de dolor ante el repentino tirón. La empuja con violencia contra la pared aferrando ahora sus dos brazos, y empujando con su pequeño cuerpo cubos de basura que caen con un fortísimo estrépito metálico, solo ahogado por su rugido y sus repentinos jadeos. Acerca su curtido rostro al suyo y escupe: - ¡¡Eres MÍA!! ¡¡MÍA!! - de forma instintiva ella aparta la cabeza y cierra los ojos, respirando con dificultad y sin ocultar el repentino terror que empaña sus ojos junto al tormento. Agobiada, presa, como un ciervo capturado por un lobo demasiado feroz con su nauseabundo aliento - Y te lo voy a demostrar, zorra calientapollas - sus dedos se clavan con violencia por el interior de sus muslos, haciéndola dar un respingo de dolor y ascendiendo hasta profanar con descaro su zona íntima. Comienza a babear su cuello con besos y agónicos mordiscos - Porque si no cedes no serás solo tú quien sufra... y además volverás con ellos. Con los perros de mi hermano. ¿Los recuerdas...?

Y casi parece que ella esté a punto de ceder, aferrando sus hombros y clavando débilmente las uñas en su espalda cuando siente cómo, con su fuerza arrolladora, abre sus piernas dispuesto a poseerla en el acto... otra vez. Su mirada parece repentinamente muerta...

...y renace con algo que es más que tristeza. Es locura, es delirio, sacudiendo su cuerpo con temblores crecientes a medida que él sigue degustándola con violencia. Al principio desfallecida, clava sus ojos aterrados y tortuosos en él cuando separa la cabeza entre sonrisas... tan ofuscado está que no se percata de la forma en que su mano derecha trastea por su espalda, por el nacimiento de su pantalón blanco... y es demasiado tarde cuando Gerald, componiendo de repente una expresión de dolorosa sorpresa, se convulsiona al notar algo afilado y puntiagudo horadar su costado. Mira hacia abajo y lo ve: una navaja clavada hasta la mitad, empapando de rojo su camisa y sus dedos temblorosos, que se tiñen de rojo. La mira más aturdido que rabioso, susurrando:


- T... tú...

Ella le mira sin moverse, encogida sobre sí misma pero sin emitir ni un solo grito, ni un quejido, sin desencajar las facciones ni mostrar expresión alguna excepto por sus ojos de caótica tormenta invernal... los gatos parecen haber notado la tensión del momento, porque de repente más de uno bufa y se lanza sobre Gerald por cuenta propia, olisqueando algo en él que no les gusta nada. Grita e intenta deshacerse de dos de ellos, que se ceban con su cara, y Dafnée aprovecha para escabullirse con todo su sigilo y comenzar a escalar la verja que separa el callejón de otro, saltando luego detrás... en vez de irse de inmediato, avanza unos pasos y se detiene como un fantasma, ajena a los chillidos y al caos; luego da media vuelta y tiembla al aferrarse a la red con toda la fuerza de sus pequeñas manos manchadas de sangre, demostrando ese temblor toda aquella tempestad que encierra la caja de Pandora. Muestra ahora en todo su esplendor el odio, la agonía y las heridas siempre tan bien ocultas. No parpadea cuando su voz, ahora susurrante como una dama de hielo, susurra con un deje de ansiedad:

- ...yo no pertenezco a nadie - Gerald la escucha, o eso parece, mientras retrocede ya libre de los gatos y se aferra el sangrante costado - A nadie...

Y, sin más, deja caer la ensangrentada navaja al suelo, da media vuelta y corre como si se deslizara hasta alcanzar una escalera de incendios que sube hasta el tejado. Con su velocidad sibilina y felina, sube por ella y solo le dedica una última mirada a él por encima del hombro. Gélida y despreciativa, hondeando el viento su pelo rojo... de un último salto, desaparece.


- Ma... maldita puta... - sisea Gerald abandonando al fin el comedor, sudando copiosamente y avanzando a trompicones hasta el hospital más cercano. La furia vuelve sus facciones las de un loco obsesivo - ...lo pagarás... n-no sabes... lo que acabas de hacer...
avatar
Dafnée Moreau
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 18/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Epiphany J. Murray el Vie Sep 25, 2009 9:38 pm

Es uno de los callejones más vacíos del Red & Black District, oscuro y maloliente, y por una punta se ve a dos figuras avanzar, una de ellas es la de un adolescente que no da la sensación de ser de fíar, sin duda alguna de lo típico en este barrio, la otra es la de una chica de 1,58, cabello azabache corto y ahora revuelto y la mirada ausente ojos grandes y azules ahora enrojecidos y cuyas pupilas están totalmente dilatadas, que está siendo arrastrada por el primero.

Lleva una falda de cuadros rojos y negros mal colocada, las medias medio rasgadas, camina descalza y el corse negro de cuerdas rojas es lo único decentemente colocado, apesta a alcohol y va hablando con el otro, aunque lo hace con una sonrisa de oreja a oreja:


-Así que... Por aquí me has dicho... Que venden... guitarras de segunda mano... baratas... ¿No? -Arrastra las palabras como lo haría alguien que más que borracho o colocado, está medio sedado- Pero... Yo no he traído... El dinero...

El chico parece más interesado en arrastrarla a la zona más oscura del callejón que en lo que dice, porque no contesta, solo tira de ella, y, obviamente, no es porque en esa zona haya una tienda de instrumentos musicales, aunque ella, en su estado, ni se de cuenta, más contenta que unas castañuelas cuando alza un brazo para señalar algo:


-¡Mira..., un... cajero automático! -Su dedo apunta a un contenedor de basura- ¡Holaaaaaaaaaa.... ¿está abiertoooo? ¡Quiero... hacerme una... cuenta bancariaaaa! -Grita hacia la figura del vagabundo que dormita junto a dicho contenedor, aunque su acompañante tire de ella en dirección contraria, cada vez menos iluminados- ¡Ey... que aquí... no veo... tienda!
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Edward Carnby el Vie Sep 25, 2009 10:01 pm

Siempre sale con Paul y compañía acaba bastante tocado, no sabe si por intnetar seguirle el ritmo al armario de dos metros o por no quedarse atrás y demostrar que aguanta pese a su mediano tamaño...

Pero toda la borrachera se le pasa cuando escucha unas voces en los callejones, y es que esa voz la reconoce bastante bien, aunque suena ida. Se para en seco y entorna los ojos hacia el callejón, sin ver bien desde tan lejos debido a la oscuridad. A los pocos segundos el resto se parann, incluido Paul:


- ¿ Qué pasa, Eddy, te estás meando?- Masculla con su voz, profunda y varonil, de esas que asustan, provocando risotadas de sus compañeros. Pero un mero vistazo al que es su líder y sabe que algo pasa y no es eso

Seguid vosotros, ahora os alcanzo- Realiza un ademán sin siquiera mirarlos, pero captan el aviso y vuelven a reanudar la marcha, Paul el último. Una simple mirada y prosigue su camino en lo que él se adentra en el callejón.

Conforme se va acercando su vista va mejorando y su furia aumenta. Esquiva al vagabundo sin siquiera mirarlo hasta que se para a un par de metros de la pareja. No hace falta más que verla para saber que no está bien, y tampoco es necesario ver al otro par asaber que no está siendo precisamente un caballero:

- ¿ Qué pasa, te has perdido?- Le habla al chico en voz alta, cruzado de brazos y apoyado en la pared... Aunque su mirada le da a entender que sabe lo que pretende, cosa que aumentan las ganas de partirle los dientes.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Epiphany J. Murray el Vie Sep 25, 2009 10:20 pm

Mientras se deja arrastrar finalmente del todo a la zona más oscura del callejón, sigue sin ser consciente realmente de lo que está viviendo dado su estado, es incapaz de reaccionar como haría estando sobria y pegarle un empujon al tío que está apunto de hacerle perder algo irrecuperable para salir huyendo, porque de hecho ni si quiera se da cuenta de que tiene que huír, no advierte el peligro ya que, por no advertir, no advierte ni en que barrio está para poder tenerlo en cuenta.

Él aprovecha ese estado para empujarla contra la pared, y la cabeza de ella golpea, en lo que él que aprovecha para arrancar las primeras cuerdas rojas del corsé. Pero se detiene en su tarea al sentir unos pasos y una voz posterior dirigiéndose a él, manteniendo a la chica sujeta contra la pared por los hombros y girando el rostro:
-Creo que más bien tú te has perdido... -Espeta- Seguro que tienes asuntos propios para no meterte donde no te llaman.

El golpe en la cabeza termina por atontarla haciendo que si su cerebro tuviese intención de enviarle alguna señal de advertencia por fin, esta no llegue y comience a ver doble, por lo que estira ambos brazos hacia el frente, agarrándose a su agresor, sin darse cuenta de que la está desnudando por arriba y cerrando los ojos, apunto de perder del todo el conocimiento.

Es la voz de la persona que se incorpora en escena la que hace que reaccione abriendo los ojos de nuevo y enfocando una figura borrosa, dado que ve doble:

-¡Eddy! -Exclama con voz ida y, sin embargo, alegre- ¿Tú... eres.... el banquero? ¿O... eres... el vendedor... de guitarras? -Pregunta y, pese a que se nota que va medio sedada, se ve que la pregunta es totalmente en serio.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Edward Carnby el Vie Sep 25, 2009 10:27 pm

Y encima el chaval tiene el descaro de estamparla contra la pared y disponerse a desnudarla delante de sus narices. Tiembla depura rabia, y sus ojos se vuelven peligrosamente chispeantes, pocas veces se enfada, pero cuando lo hace lo hacebastante bien...

Escucha atentamente al chico, ignorando las palabras de Epi para no descentrarse, lo primero que tiene que conseguir es que la deje star... Y luego le enseñará como va eso de tratar a chicas borrachas:

- Eso estoy haciendo, tratar un asunto propio... Apártate de ella antes de que cambie de opinión- Lo amenaza como si nada, desapoyándose de la pared y con los puños apretados. Si el chico fuese listo se percataría de quién es, pero parece ser que está demasiado excitado como para darse cuenta...

Casi que mejor para él.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Epiphany J. Murray el Vie Sep 25, 2009 10:35 pm

Ignora deliberadamente al tío, sin dejar de agarrarla a ella por los hombros, esperando a que se canse y se vaya, hasta que la escucha hablar a ella y después ve que la califica como asunto propio:
-¿Eddy? ¿Os conoceis? -Pregunta como si tal cosa, sin soltarla- En ese caso si quieres podemos compartir chaval -Le suelta con todo el descaro del mundo, arqueando una ceja al ver lo que dice- ¿Y a mí que cambies de opinión me importa por qué...? ¡Ah, no, coño, que no me importa, que me la suda la polla! -Hace como si de verdad se lo preguntase y se diese cuenta- Yo ya te he ofrecido el trato, o lo tomas y te unes o lo dejas y te largas por donde has venido

Las palabras de uno y otro se confunden y mezclan en su mente, y comienza a captar solo palabras sueltas, a trozos, sin entenderlas ni pillar el hilo de la conversación y, por tanto, sin darse cuenta de que hay un peligro y una situación tensa y peliaguda dándose con ella como protagonista. Unicamente se da cuenta de que Edward no le ha contestado y, en su estado, eso le hace enrabietarse:

-¡Eres un... maleducado... Eddy...! -Espeta con esa voz que da a entender que lleva algo más que drogas normales y alcohol en sangre- ¡No... no has... contestado... a mi pregunta! -Reprocha cerrando de nuevo los ojos- ¿Es... qué estás... enfadado... conmigo? -Pregunta preocupada.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Edward Carnby el Vie Sep 25, 2009 10:43 pm

No quiere liarse a ostias a las primeras de cambio, y no será por qué no le es´ta dando motivos más que suficientes... Y es que que mencione la posibilidad de compartirla como si fuese un juguete le hace temblar aún más, y apretar tanto los puños que los nudillos que se le ponen morados y las venas de sus brazos se tensan.

Aguanta toda la charreta que le lanza, al igual que a Epi, de nuevo sin prestarle atención y concentrado en quitárselo de encima... Tiene que canalizar la rabia de alguna manera y lo hace en palabras:

- He dicho...- Exclama en voz alta, dando un paso al frente y destensando los puños, de forma que los tatuajes de sus manos se vuelven más visibles que antes- Que la dejes...- Otro paso más, y cada vez más cerca- En paz...- Masculla por última vez, con sus ojos fijos en los del chaval.

Si las miradas matasen, ya estaría en el suelo.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Epiphany J. Murray el Vie Sep 25, 2009 11:03 pm

Ha retomado ya la tarea de liberarla del corsé ya desatado, que cae al suelo, y va a hacer lo mismo con el sujetador cuando ve que el tío vuelve a molestarle. Sin dejar de sostener a la chica por los hombros se gira hacia él para volver a repetirle que se vaya a la mierda cuando ve los tatuajes y entonces todo empieza a cuadrarle. Meterse con alguien de una banda puede suponer una paliza por parte del resto de los miembros, y eso no es una buena idea.

Rapidamente toma a la muchacha y se da la vuelta, apoyándola frente a él y usándola de escudo humano:
-Vale tío, vale... -Dice dando unos pasos hacia atrás- Tranquilo, ¿eh? Que ya me voy... -Y sin más la suelta empujándola hacia él y sale corriendo como alma que lleva el diablo.

Cuando él la empuja pierde el equilibrio, precipitándose sobre Edward y aferrándose a él, y cuando se aferra le abraza, aunque toda ella esté temblando y sudando a la vez, con una temperatura corporal elevada pese a que es un sudor frío... Y todo eso parece no importarle porque sus brazos le rodean cada vez con más fuerza, e incluso con efusividad, y suelta una risita algo desquiciada:

-¡Eddy! -Exclama, sin comprender aún lo que ha pasado- ¡Contéstame! -Exige con voz sedada, pegándose más a él.- ¡Qué guapo estás!
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Edward Carnby el Vie Sep 25, 2009 11:08 pm

Prácticamente le ha desaparecido todo el alcohol del cuerpo con la adrenalina, y ha faltado menos de un segundo para soltarle una buena tunda cuando ha decidido salir corriendo.

CHasuqea la lengua y escupe al suelo, se acordará de su cara si se lo encuentra algún día a solas y no tendrá tanta suerte... Pero no tiene tiempo de decir nada cuando se encuentra con Epi encima. Parpadea un par de veces, sorprendido por el calor que desprende y la fuerza de su abrazo...

Pero son sus palabras las que más chocan en su mente. Frunce el ceño, repentinamente molesto porque la tneía por una chica que tenía sus cosas para divertirse pero algo responsable... Aún así la preocupación puede al reproche:

- Sí, sí...- Total lleva sus vaqueros caídos y rasgados, el cinturón desbarochado, las cadenas colgando de los laterales de los bolsillos y una camiseta de rejilla nueva, en conjunto con un collar del que cuelga una pequeña esfera negra y que le gusta. La separa un poco y se pone a mirarla a los ojos, con una mueca extraña:

- ¿ Qué coño te has metido, Epi?- Musita en un susurro.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Epiphany J. Murray el Vie Sep 25, 2009 11:17 pm

Ni se da cuenta de que el otro se ha ido, se dedica a reír de esa forma casi histérica, ida, con la mirada ausente fija en él y la dilatación de sus pupilas del todo evidente. Le vuelve a abrazar, temblando cada vez más acusadamente, pero sin dejar de reír:
-¡No sabía... que... trabajases... en un banco! -Le dice separándose unos centímetros- ¡Ni que... vendieses... guitarras!

Y tras estas palabras se pone del todo de puntillas y, sin soltarle porque como le suelte cae al suelo, acerca su rostro del todo al de él, mirándole fijamente:
-Tienes... unos ojos... muy bonitos... Eddy -Comenta con ese tono tan sedado como alegre, pegándose más todavía y expulsando todo su aliento, que apesta a alcohol y porros.

Ante su pregunta vuelve a reír:

-Solo he bebido... Y he fumado pero... Ese chico tan majo me invitó a una copa y... Luego fuí al baño y... Al volver... Empece a... Sentirme... Algo mareada -Explica, sin ser capaz de llegar ella sola a la conclusión de que aparte de haberse colocado es que le han metido algo en la bebida- Estoy bien... -Afirma- De verdad...

Y antes de dejarle que le diga que no está bien coge y junta del todo ambos rostros, pegándole al chico un filetazo similar al del día en que le conoció y separándose después para mirarle con una sonrisa de oreja a oreja que confirma la teoría de que desde luego bien es lo que no está.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Edward Carnby el Vie Sep 25, 2009 11:31 pm

La nota temblar y resulta preocupante, porque frío frío no hace, aunque claro, va en sujetador... El hecho de pensarlo le da por pensar que el otro se ha llevado poco castigo, por no decir ninguno, pero se centra en la muchacha que tiene entre sus brazos:

- Bancos.. Guitarras... Vas drogada, Epi...- Susurra, intentando que entre enr azón, pero cuando se quiere dar cuenta la tiene mirándole a los ojos directamente y totalmente pegados, aunque corrige una mueca cuando le lanza el aliento, que en comparación huele peor que el de él..

cuando escucha la historia sabe por qué va así... Esa droga se había puesto de moda entre los violadores, las dejaba sin fuerzass ni ganas de resistirse y no era una violación en sí, más o menos se consentía... Asqueroso, tsk. Va a soltar una carcajada irónica cuando le dice que está bien, justo en el momento en que literalmente le come la boca. Por suerte aún algo avispado y se aparta en cuanto puede, pese a que la ha respondido un par de segundos. Se agacha un momento y recoge el corsé, soltándola y colocándose a su espalda:

- Sí, perfectamente... Murmura con ironía- Anda, ponte esto, ¿ quieres?- La insta, dejando que se lo coloque en lo que él le ata la parte de detrás- Voy a llevarte a tu casa... A ver si con una ducha fría te puedo explicar lo que acaba de pasa,r porque ahora me da que no me entenderás...- la obliga a pasar uno de sus brazos por los hombros de él y echa a andar..
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Callejones

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.