Blizzard Street 23

Página 16 de 16. Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16

Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Sáb Dic 12, 2009 7:11 pm

La lluvia gana en intensidad, como nota al escuchar el mayor repiqueteo de las gotas sobre los cristales. Ciertamente la tarde que hace es la idónea para algo como esto, para estar con una persona que le entienda y le comprenda, dejándose embargar por una calma que iría creciendo sino fuese por ese presentimiento que tiene, ese que le dice que no le está contando todo lo que sabe, algo que no es nuevo pero que ahora le exaspera.

Escucha sus primeras palabras y resopla por la nariz, un gesto desenfadado que oculta una tristeza que, pese a haber ido superándola, sigue tan presente como el primer día:

-No puedes cuidar de nadie cuando no sabes cuidar de ti mismo, Campanilla... - Le gustaría ser eso, su sombra, proporcionarle cobijo, pero se ve incapaz teniendo en cuenta que el que necesita cobijo es él. Guarda de nuevo silencio y mira a su alrededor, notado como ella se apoya en su hombro. No ha perdido detalle de ese susurro, que de nuevo le parece falso...

Y, sin saber por qué y ante esas últimas palabras, se tensa y se iergue, aún sentado, y con la vista algo nublada. Pese a que la frase, vista de forma simple, no parece que diga nada extraño, él logra notar algo que pone sus sentidos en alerta:

- ¿ Qué?- Pregunta sin siquiera pensarlo, esperando darse cuenta de que lo que ha presentido no es la realidad.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 4:26 am

Doblepost, rol aparcado hasta que se vuelva a iniciar en modo flashback xD

Ya no sabe si han sido dos días, tres o una semana. El dolor que siente, ya más por dentro que por fuera, sigue tan persistente como el primer día. La idea había sido un fracaso, y por una parte se alegraba al ver la humanidad que habían mostrado sus compañeros, sabedor de que ahora seguramente se estén planteando el cambio de líder, una humanidad que no dejaba apartado el asco que sentían ahora mismo hacia él.

Y por otra parte amargura, hasta para abandonar la miseria de vida que tiene fracasa... Inconsciente soñaba con desangrarse y terminar, pero alguien le había salvado la vida... Y ese alguien no era ni más ni menos que la chica que le quería. Irónico el destino, la única persona que le queda es la que le salva de algo que desea. Y es que no es por ella, es por él, se siente sucio, mancillado... Como ella se sintió en su momento, pero ese orgullo innato que posee hace que lo sufra mucho más. Tras un par de días en el hospital no ha podido siquiera mirarla a la cara, sus ojos revelarían demasiado de aquello que esconde con tanto ahinco, y en los de ella no leería más que preguntas que ni puede ni quiere responder...

Y aún estando ya en su ático, sin rastro de compañeros suyos, como si se hubiesen desvanecido, tampoco la ha mirado... Y encima la ha tenido pegada día y noche.

Pero eso no ha evitado que haya tenido tiempo y sangre fría para plantearse un segundo intento, el cuando y el como. Si no podía hacerlo de forma honrada, lo haría de forma rastrera, total, el resultado es el mismo y no tiene nada que perder. Está siendo egoísta, pero está demasiado desesperado como para caer en ello...

Y por ese egoísmo es por lo que aprovechando una pequeña salida de Epiphany él está en el baño, con su navaja preferida, una de las primeras que tuvo, y hundiendo suavemente la punta en la muñeca, dispuesto a hacerse un corte profundo de una sola vez y acabar con todo esto.

Lentamente, comienza a mover la hoja, parando a cada segundo dado el dolor que siente.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 4:42 am

Los días han ido pasando y ella, tras dormir varias noches en una butaca del hospital sin apartarse de la camilla, es quien se ha encargado de escoltarle hasta la casa y vigilarle cada día. Se ha olvidado hasta de si misma, acentuando su estado dejadez extrema puesto que las ojeras que ya tenía se han acrecentado al no dormir por cuidar de Edward y evitar que haga alguna tontería, pero no le importa. Si le queda algo por lo que luchar, ese algo es él, puesto que tras saber qué clase de hombre es su padre y ante la continúa ausencia de su hermanastro... ¿Qué le queda ahora a ella?

Sabe que Edward no quiere mirarla a los ojos para que ella no averigue algo que, en realidad, ya ha averiguado gracias a los médicos. Fueron quienes se lo dijeron, asegurándose de que Eddy se encontraba bajo el plácido abrazo de los sedantes por vía intravenosa, y ella solo pudo contener el llanto y ser fuerte, por él. Pero sabía también que no debía decirle que era conocedora de ese secreto que él se empeñaba en ocultar... Por mucho que a veces desease gritarle que ella también ha vivido lo mismo y ahí sigue, sucia, sí, mancillada, sí, indigna, también... Pero viva, y a su lado.

Y sin embargo todo eso no sale de sus labios, que solo abre para preguntarle en susurros como se encuentra o para decirle en voz baja al oído frases tranquilizadoras cuando se agita entre pesadillas desgarradoras. El resto del tiempo entre ambos se ha extendido un silencio sepulcral, como una forma de saber que por parte de él ella no es ahora bien recibida y quiere que se marche, y también como una muda respuesta a que no lo hará.

Pero hoy ha tenido que ausentarse a por más medicinas, y la farmacia más próxima está algo alejada de la zona, por lo que ha tardado algo en regresar. Y, cuando lo hace, entra, dejando la compra que de paso ha hecho en el pequeño supermercado cercano al lugar en la cocina y encaminándose hacia la habitación de Edward, con pasos sigilosos, temiendo despertarle si es que está durmiendo.

Solo cuando entra por la puerta se da cuenta de lo que el chico está haciendo y entonces deja caer la bolsa de medicamentos al suelo abriendo mucho la boca y los ojos:

-¡NO! -Grita, corriendo hacia él y estirando la mano para intentar quitarle la navaja- ¡Edward por favor, no lo hagas!
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 4:52 am

No avanza gran cosa, y lo único que consigue con eso es sentirse más débil aún, ni suicidarse sabe, joder... Suspira de pura resignación, buscando las fuerzas en forma de imágenes dolorosas y tristes, que van desde el cuerpo de su madr,e inerte y con la expresión de terror pintada en el rostro, hasta el de su violador, para finalmente pasar al de su padre...

Y avanza un poco más. La herida comienza a sangrar pero sabe que no ha cortado nada grave, lo intuye porque la perdida sería mayor. Cada vez queda menos y su respiración se acelera presa de esa repentina ansia que crece en su interior. Hasta que algo la detiene por completo, detiene su mano en pleno acto.

Ella. Demasiado pronto y demasiado inoportuna. Sus ojos chispean de una rabia profunda, dándole un matiz a sus ojos algo más brillante, producto de esa sensación, la fiebre y el dolor. Sin mucho cuidado la aparta de un empujón:

- ¡Apártate de mí!- Chilla sin poder remediarlo, con voz ronca y pastosa por llevar días con la boca cerrada. Tiene la garganta sumamente seca, pero la mente extrañamente despejada- ¡ No valgo la pena, no te das cuenta?!- Le pregunta, con la mano que sujeta la navaja temblándole, preparado para dar otro paso- Déjame terminar con lo que empecé, Paul no pudo, pero yo sí podré, tengo que poder, sí... Todo estará mejor así.- Susurra ya para sí mismo, avanzando otro poquito más y acercándose peligrosamente a las venas de la muñeca, las que busca cortar.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 5:06 am

Ni el empujón ni los gritos pillan a Epiphany por sorpresa, puesto que sabía desde que intentó apartar su mano que él no se lo permitiría. Pero eso no significa que ella vaya a rendirse. Trastabilla un par de pasos hasta permanecer en pie, frente a él, observándole sin inmutarse ante sus duras palabras ni su mirada brillante y, en cierto modo, terrorífica dado lo que transmite ahora mismo. Claro que lo de sin inmutarse es pura fachada, la de unos ojos azul cielo que se mantienen inexpresivos...

Pero por dentro cada palabra es una estocada dolorosa, por verle así y no saber que hacer para detenerle: en fuerza, aún enfermo, Eddy la gana, ya que ella sigue siendo de un tamaño bastante menor y ahora encima su salud tampoco es la mejor del mundo. Y aún así sabe que NO va a permitir que él lo haga, no señor, porque es capaz de sentir cada gramo de su dolor como si se lo inyectasen en vena, porque es un dolor compartido: ella también lo ha experimentado.

Y entonces, cuando parece que va a seguir inmóvil observándole, uno de sus brazos se estira al destartalado mueble de la habitación, cogiendo algo con su mano y agarrándolo firmemente: unas tijeras. Las observa con aparente tranquilidad sin mirar a Eddy unos segundos antes de clavar sus apagados luceros celestes en los irises eléctricos y chispeantes del muchacho, inexpresiva:


-Muy bien -Dice, como si pensase permitírselo o ayudarle con el arma que ahora ella sujeta en la mano- Pero... que sepas que entonces no será solo una vida con la que termines esta tarde -Añade repentinamente y, antes de que él pueda reaccionar, se lleva las tijeras a su propio cuello, presionando con el frío metal sobre su blanca piel- Si tú lo haces, yo lo hago... -Y, por si dudase de que es capaz, desliza un poco hacia abajo las tijeras, hundiéndolas de forma superficial y dejando ver el hilillo de sangre que ha dejado, deteniéndose pero sin apartarlas- O mejor dicho: si te lo haces a ti, me lo haces a mí...
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 5:14 am

Pese a que intenta abstraerse e ignorarla no puede, y es que ahora wue finalmente la ha mirado, la cuesta apartar sus ojos de los de ella, mirándola aún con esa rabia que no se molesta en ocultar junto con otras sensaciones que en palabras no logra expresar.

Parpadea un par de veces ante la aparente indiferencia de ella, pensando que realmente está de suerte y que le va a dejar hacerlo, lo desea...

Pero lo que hace es algo que rompe todos sus esquemas. Como si viese una serie de fotogramas, Epi pasa de no tener nada a tener unas tijeras en su cuello, que van bajando y formando un corte. En un principio no entiende nada de lo que dice, pero su mente lo guarda y lo asimila con retardo. Mantiene la hoja de su navaja clavada, pero esta vez no la mueve, más bien la mira con más odio aún:

- ¿ Por qué, eh, por qué? ¿ Por qué tienes que impedirlo, por qué no puedes dejarme morir y librarme de esto, por qué?- Pregunta con chillidos, y a cada chillido la ira va desapareciendo y la desesperación aflora de forma radical, como se demuestra en el humedecimiento de sus ojos, al borde de las lágrimas pero sin poder derrarmarlas:

- Por favor...- Susurra, y en su mirada se denota que no puede hacerlo si ella también lo hace, no podría cargar con ese peso en su conciencia ni aún muerto.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 6:39 am

Los segundos pasan en un tenso silencio en el que ella no aparta ni un centímetro el frío metal de su piel, tensando el cuello y alzándolo levemente para autopermitirse un mayor acceso y, de paso, dejarle a él una buena vista de la escena. No sabe como, pero consigue reunir fuerzas y autocontrol suficiente para que no le tiemblen las manitas y pueda seguir sujetando las tijeras con firmeza, mostrando de ese modo una determinación que en el fondo sí tiene, porque sabe que si fracasa en salvar a Eddy no querrá salvarse a si misma y, en efecto, ella también pondrá fin a su tortuosa vida al instante... Un pensamiento que, si bien es aterrador, no le asusta tanto como verle a él rendirse.

Y entonces llega el odio, transmitido por esas dos chispas azules que se clavan en sus apagados y grandes ojos celestes, y sabe que él ha asimilado sus palabras y ha entendido que va en serio, que no es un farol, que es capaz de hacerlo si él lo hace. Y tras el odio, la rabia, las preguntas en forma de reproche, y después la desesperación que oculta bajo el agitado Edward un llanto contenido, un dolor inimaginable para alguien que no haya pasado por lo que él... Pero ella no es ese alguien, ella sí lo ha vivido, ella no sólo lo imagina, también lo siente.

Por eso ni se inmuta ante esa mirada que parece querer hacerla sentir odiada, ante esa ira desesperada con la que intenta herirla para que salga corriendo y dejarle morir. Porque sabe que en el fondo son sentimientos superficiales con los que evadir la culpa, el dolor, las dudas, o el miedo a lo que pretende hacer. Lo sabe, al igual que sabe que respuestas darle a sus interrogantes cuando, tragando saliva, sigue sosteniendo la improvisada arma mientras entreabre los labios para comenzar a contestarle:


-Porque no es la solución correcta y, en el fondo, lo sabes, solamente buscas una rápida vía de escape que te haga dejar de sentir asco y culpabilidad. Porque yo también lo he vivido, lo he sentido en cada centímetro de mi piel, yo también estoy sucia y rota... Y sin embargo, ¿no me ves? Aquí estoy, viva y a tu lado. Porque muriendo no te liberarás, toda esta mierda te seguirá más allá de tu tumba ya que no has luchado por desenterrarte de ella y alzarte para pisotearla. Porque sabes que eso es lo que ellos quieren que hagas, que te rindas... Y no voy a dejar que les des ese gusto. -El discurso lo pronuncia firmemente, sin vacilar, sin titubeos, hasta que llega un punto en el que baja la voz- Porque... Porque al margen de todos esos válidos argumentos, no podría soportar que lo hicieras, sencillamente tendría que hacerlo yo ya que no podría vivir después de ver como tú te encargas de dejar de hacerlo... Porque... Tú eres mi razón para seguir aquí, luchando, si no tte salvo como tú hiciste tantas veces, si no te salvas..., entonces, no podré salvarme a mi misma... Y, sobretodo, ¿sabes por qué? ¿Sabes el porqué más grande? -Se muerde el labio inferior- Sí, sí lo sabes... Porque te quiero -Concluye finalmente- TE QUIERO, EDWARD -Sube la voz, separando cada sílaba como queriendo así acentuar el significado de sus palabras- Por eso, Edward, ahí tienes el porqué: tendría que seguirte en ese camino que la navaja que sostienes indica que vas a escoger, sería la única forma de estar junto a ti si estás muerto... Así que te seguiré si lo haces, te seguiré hasta el infierno, y te seguiré porque te quiero.

Le sigue mirando fijamente, y esta vez, dos lágrimas nacen en sus ojos y resbalan cada una por una de sus demacradas mejillas:
-Y nada de lo sucedido va a cambiar eso... Nadie podrá lograr que deje de ser así... Ni si quiera tú, quitándote la vida, podrías conseguir que deje de quererte... -Sentencia, segura, quedando en silencio un par de segundos en los que baja la mirada antes de volver a alzarla y fijar, una vez más, sus ojos llorosos en él- ¿Vas a hacerme querer a un muerto? -Pregunta entonces, súbitamente, en un susurro- ¿Vas a hacérmelo? -Añade en voz más alta, jadeando- ¿Vas a hacerme querer a un muerto?

Otro tenso silencio en el que ella vuelve a hundir las tijeras de forma superficial continuando el descenso antes de volver a detenerse, todo esto sin dejar de mirarle, rezando internamente a un Dios en el que hace años que dejó de creer porque él reaccione y la detenga...:

-No -Dice ante su súplica- Esas dos palabras soy yo quien tiene ahora el derecho a pronunciarlas: Por favor, Edward... Por favor.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 4:45 pm

Tan cegado está por todo lo que ha pasado, tan sobrepasado, que no es lo suficientemente consciente para darse cuenta de que ella ha pasado por algo muy similar, tal vez peor, hace apenas unas semanas, de que ella misma ha intentado hacer lo que él quiere hacer ahora y que por lo tanto le comprende...

Pero esa ceguera se va disipando conforme ella habla, sin dejar de mirarla fijamente con una mirada febril y desesperada, dándose cuenta de que no está solo, tiene a alguien, un soporte... Pero el problema es que se siente demasiado asqueroso como para pedirle algo que desea hacer. Todo lo que dice es cierto, no puede rebatirle nada, y aunque pudiese, no tiene las fuerzas suficientes para hacerlo, por lo que agacha la mirada hacia la hoja de la navaja, incrustada en su piel, contemplando como las gotas de sangre van resbalando hacia el suelo del bsño. En una de esas gotas pierde él la mirada, como si pudiese ver algo que nadie más puede ver...

Hasta que escucha que le quiere y se ve obligado a alzar sus ojos hacia los de ella, justo en el momento en el que derraman dos lágrmas solitarias que expresan todo lo que siente por dentro. El hecho de que pase lo que pase le seguirá queriendo no sabe como tomárselo, porque él ahora mismo no está capactiado para darle una respuesta acorde a sus palabras...

Por lo que, ante tanto estrés emocional y pena, sucede lo más lógico: La navaja cae al suelo y, al segundo, es el cuerpo de él el que se acopla en este, ahovillándose en posición fetal, sollozando y derramando ágrimas en silencio, soltando todo lo que se ha estado guardando con tanto recelo y que no pensaba liberar.

Sino va a huir, mejor empezar por lo más duro. Aún asílogra gesticular una única pregunta, entre sollozos:

- ¿ Por qué me quieres, por qué...? Somos distintos, no tendría que ser así, soy una mala influencia, lo sabes...- Y vuelve a callar repentinamente, comenzando a temblar mezcla de un inexplicable frío que le recorre por entero.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 5:26 pm

Cuando ve caer la navaja, con un sonoro ruido metálico al chocar contra el suelo moteado en sangre, Epiphany hace lo propio y deja caer las tijeras, pudiendo entonces respirar aliviada y sintiendo por primera vez, porque hasta ahora ni le había prestado atención, el dolor del corte que se ha hecho escociéndola levemente. El hilillo de sangre mancha el cuello de su suéter negro, pero no le importa, nada de eso es importante cuando él también cae al suelo hecho un ovillo y, por fin, estalla liberándose y soltándolo todo.

Tan solo se adelanta con unos pasos hasta llegar a su altura, agachándose y observándole apenada, cogiendo entre sus manitas la muñeca que tiene el corte y examinándolo. No dice nada, permanece en silencio en lo que, con la navaja del suelo, se arranca un trozo de sueter para hecerle un improvisado torniquete que pare el sangrado hasta que él se calme y pueda curarle como es debido. Le deja, por el momento, que se libere, que llore todo lo que quiera, sin interrumpirle pese a que a cada sollozo suyo se le parta el alma...

Y cuando él por fin se dirige a ella, formulando esa pregunta, ella esboza una sonrisa triste, sin dientes, y apenas perceptible, casi un amago sutil, que borra cuando escucha lo siguiente que el dice. Cierra los ojos unos segundos en los cuales pone en orden todos sus pensamientos antes de volver a abrirlos y mirarle, apartándole el cabello del rostro con suavidad para poder así escrutar sus ojos:


-¿Qué por qué...? Vaya, buena pregunta, aunque no sabía que pudiera tener respuesta, ya sabes, pensaba que nadie podía elegir a quien querer ni porque... -Responde, casi irónica- No lo sé, Eddy, pero fuiste tú quien se empeñó en acercarse a mí cuando yo intentaba alejarte... Ahora no puedes echarme en cara las consecuencias de ese acercamiento, o sea, que te quiera, porque tú lo causaste -Se encoge de hombros, con tristeza- Nunca te he pedido, sin embargo, nada, ni te he exigido que me correspondas cuando sé que no es así, ni te he reprochado que tengamos sentimientos diferentes... Pero si me veo en el derecho de pedirte que por lo menos no me eches en cara que sienta lo que siento ni me pidas una explicación inexistente porque esas cosas no se pueden explicar -Susurra, sin reproche, solamente cansancio, en la voz.

Y ante sus siguientes palabras, solo puede reír amargamente, suspirando:

-Fuiste tú quien hace tiempo me dijo que debía ver que ni eramos tan distintos ni nadie tenía porque ser una mala influencia porque hay que ir más allá de las apariencias que pueden hacerte pensar la gilipollez de que alguien no te convenga -Le recuerda- Y de todas formas dime, ¿quién me conviene si no eres tú, Eddy? ¿Quién? -Inquiere como si la respuesta fuese obvia- ¿Aquellos que me hacen la vida imposible en clase por no ser rica? ¿O tal vez mi padre, que hace trapicheos con el tuyo? O ya sé, quizá alguno de los borrachos del bar en el que trabajaba antes, esos con pinta de proxenetas..., sí, sin lugar a dudas, estos últimos serían la mejor opción, ¿eh? -Pone los ojos en blanco y los fija en él una vez más después- Por favor, Edward, sabes perfectamente que en estos momentos la única persona que de verdad vale la pena para mí eres tú y que sin ti estoy completamente sola... Y creo que no me equivoco mucho si afirmo que, en tu caso, es exactamente igual a la inversa dadas las circunstancias -Apunta, segura de lo que dice- Así que seremos distintos en apariencia pero... me da que dado las experiencias que por desgracia ahora compartimos y el hecho de que ambos estamos sin nadie más a nuestro lado aparte del otro, se queda en eso, en la apariencia. En el fondo, en la realidad, es al contrario: dudo que haya nadie que pueda parecerse tanto como nosotros, tú y yo, ahora mismo...
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 6:44 pm

Ahora mismo parece más una marioneta que el líder de una de las bandas más conocidas del peor barrio de la ciudad, dejándose tratar y observar sin oponer ni un mínimo signo de resistencia. Sabe que el corte no es profundo, no ha tenido tiempo, pero eso no quita que, pasado el éxtasis, ahora le duela y le escueza, como supone que le pasará a ella...

Y aún así parece en su propio mundo, dejando de sollozar al cabo de varios segundos, y conel paso de otros pocos de llora,r pero con la vista perdida en una de las baldosas del baño. Lo que no quiere decir que no escuche, todo lo contrario, presta una especial atención a todas y cada una de las palabras. Ahora mismo él no lo ve así, por mucha razón que pueda tener en todo lo que dice, y por lo tanto no puede aceptarle nada...

Tampoco se ha parado a pensar en lo que siente él, nunca suele hablar de sus sentimientos, nunca ha tenido alguien que le ayude a identificarlos y ese hecho le cuesta más que a cualquier otra persona, el no saber definirlos o saber los motivos...

Pero esas últimas palabras sí que son ciertas, ahora es más consciente y sí que sabe que la única que puede entenderle, la única que sabe por lo que está pasando en estos momentos, es ella, no hay nadie más. Ya no es líder de nada, tiene la total certeza de que lo destituirán, uno de sus pilares lo ha abandonado y su orgullo ha sido mancillado junto con su cuerpo...

Pero ahi está ella, evitando que se quite la vida y cuidando de él. Justo en ese momento parpadea una sola vez, sintiéndose muy, pero que muy estúpido al no haberse dadoo cuenta de lo que ha estado haciendo y de que lo que ella ha hecho hasta ahora.

Y por ello de su boca solo salen dos palabras, en las que gira su cuerpo y se la queda mirando, moridéndose el labio de forma dubitativa. Destrozado el orgullo, no tiene ningún motivo para no decirle lo que piensa, menos aún con la persona que tiene delante:

-Lo siento - Susurra, pidiéndole disculpas por estos días, por el empujón, por tener que ponerla en esta situación, por ser une goísta y un mierda... No lo dice, pero sabe que ella entenderá que tras esas dos palabras hay mucho más.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 7:05 pm

Espera hasta que él se gira y la mira, sabiendo que ha comprendido al menos una parte de sus palabras. Le gustaría que hubiese comprendido todas y cada una, pero sabe que eso es mucho más difícil de lograr y no quiere presionarle, debe darle tiempo, porque sabe que al final acabará viendo todo más claro pese a que siga siendo doloroso.

Y, cuando él se disculpa, entiendo lo que va implícito en dicha disculpa, por eso niega con la cabeza en silencio antes de tomarle de ambas manos para alzarle de rodillas y, sencillamente, abrazarle. Sus bracitos le rodean con fuerza y firmeza en lo que le obliga a apoyar la cabeza en su hombro, acariciándole la nuca de forma consoladora, reconfortante, sin decir una palabra durante al menos dos minutos en los que intenta darle algún tipo de fuerzas.


-No tienes nada que sentir -Susurra finalmente en su oído, separándose- Y si crees que lo tienes, ya estás perdonado desde antes de que te disculparás -Añade antes de que la contradiga o intente rebatirla- Si esto ha servido para que te des cuenta de que no estás solo y de que yo no voy a dejarte, entonces ha valido la pena -Dice, refiriéndose a todo aquello por lo que se disculpa. Quizá él necesitaba estallar para poder ver... Y ahora veía, poco, pero algo veía al fin y al cabo.

Se pone en pie, tendiéndole una de sus pequeñas manos y dibujando un amago de sonrisa en su rostro:

-Vamos, tenemos que limpiar ese corte para que no se te infecte -Dice, instándole a que se ponga en pie.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 7:19 pm

Y como si le hubiese leído la mente,e stá a punto de abrir la boca cuando escucha sus primeras palabras, pero se calla al escuchar los siguientes, soltando una risilla, algo que antes habría sido una carcajada. Tardará, lo sabe, en recuperarse, y nunca lo hará del todo aunque pueda disimularlo perfectamente. Le cuesta creerse que con todo lo sucedido, siga teniendo a alguien a su lado, pero no por ello lo rechaza, sino que decide afianzarse más aún y confiar a ciegas, porque realmente no tiene más remedio si quiere seguir hacia delante.

Rechaza la mano que le presta y se levanta por su propio pie, intentando no mover demasiado la muñeca herida. Chasquea la lengua una sola vez, mirándose al espejo. Peor aspecto no puede presentar, sin camiseta, con los vaqueros sucios y el rostro ojeroso y pálido, ya que no ha comido muy bien estos días:

- No hace falta, curará solo- Le asegura, pese a que sabe que eso no puede suceder, pero a ver si cuela.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 8:05 pm

Rueda los ojos cuando ve que, no solo rechaza su mano y se levanta solo, sino que intenta convencerla de que no le cure el corte que, aunque no es muy profundo como para necesitar puntos, tampoco curaría solo porque no es superficial del todo, y podría infectarse o cicatrizar mal. Suspira, negando con la cabeza, casi divertida, porque, en efecto, no cuela en absoluto eso que dice así que...

Sin importarle que esté en desacuerdo le toma del otro brazo y le arrastra a la taza del WC, cosa que tampoco le cuesta dado que él está más hecho mierda que ella y fuerzas para resistirse no debe tener, y le insta a que se siente, en lo que ella se gira silenciosamente en busca del botiquín, que ya sabe donde está porque en efecto se conoce ya toda la casa de memoria, como si fuese la suya propia...


-A ver... -Se vuelve hacia él, acercándose y tomándole la mano- Ya te sabes el proceso... -Comienza limpiando con agua, luego desinfectando con alcohol, y finalmente colocando un apósito y después una venda que cierra con esparadrapo, todo esto despacio, tomándose su tiempo para hacerlo bien- En fin... -Vuelve a girarse, hacia el espejo, para curarse el cuello a si misma torpemente, aunque su herida sea mucho menor.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 8:30 pm

Se deja arrastrar, tampoco tiene ganas de llevarle la contraria o de impedírselo, y después, en fríío, seguramente se lo agradecerá, así que...

Se sabe el proceso de memoria, demasiadas veces ya, así que aprieta los dientes y se deja curar. Unos pocos segundos más y estaría muerto en el suelo o tendrían que haber ido al hospital, pero no los había tenido y, en lo más hondo de su mente, tanto que ni él mismo lo sabe, se alegra de no haberlos tenido, la perspectiva de la muerte le seguía resultando aterradora por mucho que lo haya intentado dos veces.

Una vez termina de curarle se coloca de nuevo el torniquete con cuidado, esta vez solito, y la observa durante varios segundos intentar curarse. Titubea un instante, pero finalmente se levanta y se coloca a su espalda, sin decir nada. Coloca una de sus manos en la nuca de ella y le hace ladear la cabeza, dejando la herida más expuesta y visible. La suelta, dejándole claro que se quede así, y comienza a curarla, haciendo lo mismo que ella antes...

Y añadiéndole un poco de esparadrapo en el pelo:

- Te queda bien- Murmura, intentando bromear para relajar un poco la tensión que lleva acumulada en el cuerpo.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Epiphany J. Murray el Dom Dic 20, 2009 8:39 pm

Sabe que él se está acercando a ella por que le ve en el espejo, por eso no se sorprende al sentir la mano en su nuca, ni cuando ladea su rostro de forma que la herida quede del todo expuesta para él. Total, no va a resistirse cuando acaba de arrastrarle ella a él para curarle, eso sería del todo contraproducente y, aunque su corte no sea nada, solo piel, prefiere dejarse curar a ponerse a hacer posturas incomodas a lo contorsionista.

Aprieta los dientes al sentir el alcohol, que escuece, pero no dice nada, dejando que desinfecte bien la heridita y la cubra con el aposito, aunque parpadea sorprendida cuando le coloca un trozo de esparadrapo en su cabello azabache. Se encoge de hombros, sonriendo y girándose del todo hacia él, mirándole fijamente antes de asentir, como si ella también quisiera restar tensión y buscar usar el humor hasta en situaciones así:


-En ese caso me fío de tus consejos de estilismo -Dice palpándose el pelo pero sin quitarse el esparadrapo- Me lo dejaré puesto...

Y entonces, nuevamente silencio. Ahora, una vez se ha dicho todo y la cosa parece relajada es, paradójica mente, cuando ella no encuentra que decir. Sencillamente se le queda mirando, en silencio, antes de estirar una de sus manos y apoyarla en el hombro de él, apretándoselo suavemente para transmitirle fuerzas, para afianzar su apoyo:

-Edward... -Nada, que no encuentra palabras, quizá porque no sea ella a quien le corresponda decirlas ahora, quizá porque no las haya, por lo que se limita a fijar sus ojos en los de él, sin añadir nada.
avatar
Epiphany J. Murray
Becada del St.Mary
Becada del St.Mary

Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Edward Carnby el Dom Dic 20, 2009 9:02 pm

La idea de verla por la calle con un pegote de esparadrapo en el pelo le resulta mínimamente divertida, pero con un suspiro opta por quitárselo, no sea que la miren mal, si es que por este barrio no lo han hecho ya, sabiendo con quién se junta y tras lo ocurrido:

- No quiero que se rían de ti por mis consejos... Pero puedes ponértelo por aquí si te hace ilusión- Susurra, sabedor de que no se va a ir por mucho que le diga que ya está bien y que no necesita más ayuda.

De repente se da cuenta de que ha estado desinformado estos días, ha vivido únicamente de las paranoias que su mente se ha formado y no de la realidad... Pero tampoco está preparado para afrontarla, aún no. Sin darse cuenta la tiene de cara y mirándole con una expresión extraña. Se ha acostumbrado a los silencios y este para él es uno más, no le parece incómodo ni opresivo. Cuando menciona su nombre se queda esperando, expectante...

Pero no llega nada, otro silencio y ambas miradas cruzándose de nuevo. A estas alturas no va a negar que se siente atraído por ella y por el magnetismo de sus ojos que, aún apagados, le siguen pareciendo claros y bonitos. Sin ser consciente da un paso hacia ella, quedando ambos a escasos centímetros, para luego inclinarse hacia delante.

Y cuando parece que va hacia sus labios, desvía los labios en el último momento havcia su mejilla, depositando un suave beso:

- Gracias...- Y sin más se encamina hacia su habitación, exhausto y agotado, hablando en voz alta para que sea capaz de escucharle- Y en mi cama hay sitio para dos, no es necesario que duermas en el sofá...- Comenta finalmente, metiéndose en su cama y acurrucándose entre las sábanas.
avatar
Edward Carnby
Estudiante del Siete Encinas
Estudiante del Siete Encinas

Cantidad de envíos : 512
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blizzard Street 23

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 16 de 16. Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.